Autor: Irene Rios

Trucos para ahorrar cuando llega un bebé. Cómo comprar el carrito que necesitas

En mi anterior entrada te recomendé que, si eres una madre deportista, te hagas con un buen carrito de paseo, que pueda moverse a tu ritmo por todo tipo de terrenos. El problema surge cuando consultas los precios de este tipo de “carritos de alta gama”. Sí, después de eso es probable que hayas pensado que también te vendría bien una casa de 300 metros cuadrados y un monovolumen de última generación. Y ya puestos, un coche deportivo para sentirte liberada cuando no vayas con los niños. ¡Más quisiera yo que tener trucos para eso! Mis trucos “solo” servirán para ayudarte a comprar el carrito que necesitas. Cuando viene un bebé, en la mayoría de los casos compramos o nos regalan multitud de cosas que son caras, poco prácticas y ocupan mucho espacio. Cuando piensas “¡qué monada!”, empiezas a perderte… y si llegas a decirlo, ya estás perdida y tu bolsillo va a pagar las consecuencias. Si ya has tenido otro hijo, sin duda sabes la cantidad de “trastos” monísimos que se pueden acumular. Hagamos un breve repaso: ¡El cambiador! Esto es siempre monisimísimo… hasta con lacitos los hay. El problema es que se utiliza pocos meses, ocupa bastante y apenas permite guardar nada. Pues bien, para esto nada mejor que una cajonera con cajones espaciosos sobre la que puedes colocar una colchoneta cambiadora como la que puedes encontrar,...

Read More

¡A paseo!

Consejos para hacer entrenamientos cardiovasculares con tu bebé Ahora que mi hijo mayor ya ha empezado el colegio y yo sigo de baja por maternidad, tengo más tiempo para hacer entrenamientos prolongados. Siempre han sido mi asignatura pendiente, a mí me gusta entrenar al mil por mil y hacer lo mismo durante más de una hora suele aburrirme o dejarme exhausta. Pero la baja por maternidad siempre es una buena ocasión para reflexionar y mejorar en todos los ámbitos. Para conseguir una buena base aeróbica de cara a esta nueva etapa deportiva, necesito hacer entrenamientos largos y suaves. Parece fácil porque mis padres, mis suegros y hasta mis cuñadas (¡muchas gracias a todos estos benditos!) están dispuestos a cuidar de la niña por un rato mientras entreno. Aunque frecuentemente la cosa se complica: le doy el pecho a la niña, le quito los gases, la dejo con la familia… y entonces se hace caca. Por no dejar el “marrón” junto con la niña, la cambio antes de salir. El pañal, la ropa y hasta el cochecito, porque las caquitas líquidas de los primeros meses siempre encuentran la manera de mancharlo todo. Sustituyo mi sujetador de lactancia por un buen sujetador deportivo de alto impacto (esto es importante), me calzo las zapatillas y las mallas, ¡y ya estoy lista! A no ser que Daniela regurgite o vuelva a manchar el...

Read More

Después de la cuarentena… ¡Nada!

Si te acabas de estrenar como madre y estás deseando que transcurran los cuarenta días de rigor para recuperar tu vida deportiva, siento decirte que debes tener un poco más de paciencia. Para mí, tras mi primer embarazo, fue una decepción no salir corriendo de la maternidad, así que ya puedes imaginar cómo me tomé dejar atrás la cuarentena sin cambios demasiado evidentes. Esperé esas seis semanas ansiosa por retomar mis entrenamientos. Cuando por fin pasaron, hice mi revisión y sí, mi ginecóloga, me dio permiso para empezar a hacer deporte “con prudencia”. Como los deportistas nunca tenemos claro qué es eso de la prudencia, ese mismo día trate de salir a correr… pero ¡nada!, se me escapaba el pis a cada zancada. Entonces decidí empezar a hacer judo, pensando que como es mi deporte, me encontraría mejor adaptada a ese tipo de actividad… pero ¡nada!, los inevitables apretones resultaban incomodísimos para mis sensibles pechos de madre lactante, por no hablar de lo que sufría mi suelo pélvico en cada caída. ¡Ni mencionar las agujetas del día siguiente! Así que decidí hacer algunos circuititos de autocargas para quemar calorías y tonificar la musculatura… ¡nada de nada! Preferí dejarlo antes de verme obligada a aplicarme los consejos para la incontinencia de doña Concha Velasco. Teniendo en cuenta todo esto, me dije “Sara, ¡nada!” Y justo eso fue lo que hice:...

Read More

El sueño de dormir: mis trucos para descansar con un bebé recién nacido

Voy a empezar por una obviedad: si no duermo, nunca me voy a poner en forma. Y lo peor es que me va a dar lo mismo. Porque, no sé a ti, pero a mí no dormir me anula la voluntad y estropea cualquier proyecto. Y eso es justo lo que me está ocurriendo ahora mismo. Por fin Daniela tiene seis semanas y me han dado el alta médica “teórica” para hacer deporte… pero yo solo sueño con dormir. Así que he decidido poner en práctica estrategias que me permitan descansar y pensar en algo más, o al menos, pensar (que cuando no duermo, ni para eso sirvo). “Duerme cuando duerma el bebé, a cualquier hora”, te dicen siempre. Eso no es tan sencillo. ¿Qué haces si, como yo, tienes otro hijo en plenas vacaciones escolares? Y aunque no tengas más hijos, si eres una mujer activa, quizá no te sientas demasiado bien contigo misma si pasan los días sin que hagas otra cosa más que dormir a trompicones y amamantar a tu hijo. Mi primera estrategia es no sentirme culpable si los días pasan y no me da tiempo más que a sestear y cuidar a mis hijos. Aunque a veces cueste verlo, es un privilegio, solo son unos meses y… ¿cuántos hijos vas a tener? Uno, dos, tres… ¡habrá alguna valiente que cuatro! Yo me planto con...

Read More

"Planchada"

Cuatro semanas después de dar a luz Si los primeros días del bebé son agotadores, lo que viene después puede resultar bastante desalentador. De la euforia y las felicitaciones, he pasado a una interminable rutina de tomas y pañales y comienzo a preguntarme si alguna vez podré dormir una noche entera… o, al menos, tres horitas seguidas. Ya ni hablamos de recuperar mi vida independiente de persona adulta. ¡Entenderás que todavía no haya tenido tiempo ni moral para preocuparme por la figura perdida! Te cuento esto para que, si te encuentras en la misma situación, no te desesperes. Con mi primer hijo llegué a pensar que nunca volvería a ser la misma. Ahora sé que todo pasa y por mucho que me desespere, todo volverá a la normalidad y recordaré con mucho cariño estos primeros meses de mi hijita. Aun así, me resulta difícil no desanimarme un poco. Estoy acostumbrada a conseguir, o al menos “perseguir”, aquello que me propongo. Ahora las horas y los días pasan sin tiempo para cuidarme a mí misma.  Y ya nadie me dice lo estupenda que estoy y lo bien que me estoy recuperando del parto.  Se da todo por supuesto y superado. Hemos entrado en una “normalidad” que me tiene bastante “planchada”. Porque si en los primeros días la felicidad de tener a mi nueva hija en brazos lo compensaba todo, ahora...

Read More
  • 1
  • 2

Comentarios recientes