Mes: agosto 2014

Después de la cuarentena… ¡Nada!

Si te acabas de estrenar como madre y estás deseando que transcurran los cuarenta días de rigor para recuperar tu vida deportiva, siento decirte que debes tener un poco más de paciencia. Para mí, tras mi primer embarazo, fue una decepción no salir corriendo de la maternidad, así que ya puedes imaginar cómo me tomé dejar atrás la cuarentena sin cambios demasiado evidentes. Esperé esas seis semanas ansiosa por retomar mis entrenamientos. Cuando por fin pasaron, hice mi revisión y sí, mi ginecóloga, me dio permiso para empezar a hacer deporte “con prudencia”. Como los deportistas nunca tenemos claro qué es eso de la prudencia, ese mismo día trate de salir a correr… pero ¡nada!, se me escapaba el pis a cada zancada. Entonces decidí empezar a hacer judo, pensando que como es mi deporte, me encontraría mejor adaptada a ese tipo de actividad… pero ¡nada!, los inevitables apretones resultaban incomodísimos para mis sensibles pechos de madre lactante, por no hablar de lo que sufría mi suelo pélvico en cada caída. ¡Ni mencionar las agujetas del día siguiente! Así que decidí hacer algunos circuititos de autocargas para quemar calorías y tonificar la musculatura… ¡nada de nada! Preferí dejarlo antes de verme obligada a aplicarme los consejos para la incontinencia de doña Concha Velasco. Teniendo en cuenta todo esto, me dije “Sara, ¡nada!” Y justo eso fue lo que hice:...

Read More

El sueño de dormir: mis trucos para descansar con un bebé recién nacido

Voy a empezar por una obviedad: si no duermo, nunca me voy a poner en forma. Y lo peor es que me va a dar lo mismo. Porque, no sé a ti, pero a mí no dormir me anula la voluntad y estropea cualquier proyecto. Y eso es justo lo que me está ocurriendo ahora mismo. Por fin Daniela tiene seis semanas y me han dado el alta médica “teórica” para hacer deporte… pero yo solo sueño con dormir. Así que he decidido poner en práctica estrategias que me permitan descansar y pensar en algo más, o al menos, pensar (que cuando no duermo, ni para eso sirvo). “Duerme cuando duerma el bebé, a cualquier hora”, te dicen siempre. Eso no es tan sencillo. ¿Qué haces si, como yo, tienes otro hijo en plenas vacaciones escolares? Y aunque no tengas más hijos, si eres una mujer activa, quizá no te sientas demasiado bien contigo misma si pasan los días sin que hagas otra cosa más que dormir a trompicones y amamantar a tu hijo. Mi primera estrategia es no sentirme culpable si los días pasan y no me da tiempo más que a sestear y cuidar a mis hijos. Aunque a veces cueste verlo, es un privilegio, solo son unos meses y… ¿cuántos hijos vas a tener? Uno, dos, tres… ¡habrá alguna valiente que cuatro! Yo me planto con...

Read More

Comentarios recientes