Por Raúl Notario

Si pretendes cambiar algo es complicado lograrlo haciendo siempre lo mismo por eso hoy os propongo introducir algún cambio en vuestras rutinas para conseguir esas mejoras que estáis buscando día tras día y que por h o por b se están resistiendo.

A pesar de todos los cambios que se han producido alrededor del ejercicio y la actividad física, en los últimos años aún siguen vigentes muchos ejercicios y tipos de entrenamiento que tuvieron su auge hace muchos años. Las rutinas no son mejores o peores, son distintas, pero seguro que sea cuál sea tu tendencia (entrenamiento tradicional o funcional), seguro que quieres lograr estos beneficios.

1. Ahorrar tiempo: Unificar dos ejercicios en uno puede ser una solución perfecta para a falta de tiempo. Esto ya no será una excusa para perder calidad en el entrenamiento.

2. Ganancia muscular de calidad: los ejercicios con autocargas o con algún componente dinámico resultan más eficaces y logran un mayor equilibrio fuerza/resistencia.

3. Aumento de fuerza funcional.

4. Mejora de rendimiento físico, mejora de la coordinación, y mejora de la agilidad.

5. Trabajamos el sistema propioceptivo, lo que implica un buen control del movimiento y posición corporal.

6. Trabajo del CORE implicado en el entrenamiento.

7. Introducir cambios en nuestra rutina mejora nuestro nivel de forma. Cuando nuestro organismo se ve sometido a un esfuerzo reacciona de una determinada manera para lograr una mejor respuesta ante esa situación. Si lo sometemos a este tipo de estímulos de manera habitual, nuestro cuerpo irá creando las adaptaciones necesarias para superar esa exigencia física. Para aumentar nuestro rendimiento tenemos que lograr nuevas adaptaciones variando el volumen o/y la intensidad del entrenamiento. Cambiar la forma de trabajar un músculo es una forma de variar la intensidad del entrenamiento

8. Rompe la monotonía. El cambio no tiene que suponer que dejes de trabajar un grupo muscular, sino que lo hagas de diferentes formas para lograr el mismo objetivo.

Hoy os propongo realizar cambios en 3 clásicos ejercicios de todas las salas de fitness

• Remo con mancuerna

Sustituye este ejercicio clásico por los remos invertidos en suspensión y verás como la intensidad aumenta considerablemente, sin necesidad de levantar más peso que el de tu propio cuerpo. Además de los dorsales, trabajarás bíceps y abdomen.

Tríceps

 


Tríceps en polea, un ejercicio clásico entre los clásicos que sigue dando grandes resultados pero si quieres trabajar tus tríceps e implicar a todo tu core sumando una gran intensidad al entrenamiento cambia a los fondos con elevación de piernas.

Abdominales

 


Ya hemos hablado muchas veces de lo “contradictorio” de realizar crunch abdominales clásicos pero puestos a elegir, elige este ejercicio en suspensión donde implicamos a todo el recto abdominal, deltoides y tríceps, entre otras cosas.

Introduce estos ejercicios en tus rutinas para lograr mejorar tu rendimiento utilizando las mismas series y repeticiones que incluyas en las mismas. Pronto verás resultados diferentes.

Como siempre, espero que os hayan resultado útiles mis consejos. Os deseo un feliz fin de semana deportivo a tod@s Sportlifer@s.