Sábado 15 de mayo (Día 31 de 50 de mi gira norteamericana)

Hoy he tenido una de esas victorias extrañas, en las que necesitas tu momento de reflexión cuando acabas la prueba. Sabía que no iba a ser fácil correr con ruedas de entrenamiento y los neumáticos que iba a utilizar, ya que eran muy pesados, pero prefería la seguridad de no tener un pinchazo, a asumir mucho riesgo, en un circuito, donde si llovía, iba a ser una piscina en la parte final del recorrido.

Si a todo eso le sumamos que he puesto resina para la lluvia, no ha llovido y, a partir de mitad de prueba, he comenzado a sentirme pegado al aro,… todo se traduce en una victoria, pero con un crono mucho más pobre del que esperaba.

Bloomsday2016_2Algo más de una hora (69 minutos) he tardado en completar los veinticinco kilómetros de esta gélida prueba en la que año tras año, he participado desde el 2005. Sé que podría haber finalizado en menos de 67 minutos (con dos grados de temperatura y viento) si hubiera acertado con el material, pero es muy importante todas estas reflexiones, para mejorar día a día.

Tengo en dos semanas mi participación en los mítines de pista que pueden hacer que participe en los Juegos Olímpicos… ¡Tengo sed de excelencia! Quiero rendir a un nivel extraordinario y, llegaré a esa cita en un estado de forma espectacular.
Bloomsday2016_5
Hoy voy a descansar. Ahora hidromasaje, estiramientos y mañana vuelo rumbo a Atlanta, donde me esperan dos semanas de durísimo y exquisito entrenamiento, dieta estricta, dormir diez horas al día, estudio y mentalizarme de que quiero la marca para Río.

¡Nada me va a detener!