Mes: mayo 2015

Líneas de un soñador

Buenas tardes desde Atlanta, hoy en el vuelo de New Jersey “Newark” a Atlanta escribí estas líneas, de mi libro a publicar algún año: Lunes 25 de Mayo ¡Vaya si hay días de bajo rendimiento! Tu que te creías estar fresco como una rosa, cuando sonó el despertador a las cinco de la mañana, cuando tomabas ese “no-café”, con aroma a café, cuando tras ponerte esa crema “mágica” en el cuello y cubrir el mismo con un pañuelo, ya no percibías apenas molestia alguna… ¡Vaya, vaya…! Así que ¡Has salido a competir con la mente y tus brazos se han quedado durmiendo en esa cama de motel,… otra más!!! ¿Correr dos minutos por encima de tu marca en esta prueba que tan bien se te da? ¡Vaya, vaya…! ¿Donde se ha quedado el guerrero que llevas dentro? ¿Son achaques de la larga gira? … ¿Mal de ojo? (risas)… Y tu acabas la prueba, te has orinado encima del esfuerzo y, tratas de buscar explicaciones … “¿La silla funcionó bien?, ¿Fui yo el que no funcionó?,… y comienzas ese jodido, doloroso y largo ritual introspectivo que acaba en un… ¡Mañana será otro día! ¡Mañana bajaré a primera hora a la fábrica a revisar la silla milímetro a milímetro! ¡Mañana…! Pero “¡Espera Santi coño!” “¿Hemos de valorar tu rendimiento por una jodida carrera?” “¿Tanto hay que calentarse el coco”?… “¿Tan crucial...

Read More

Líneas de un soñador

Buenas tardes, hoy os presento unas escuetas líneas del libro que estoy escribiendo y… no se cuando publicaré ¡Espero que os guste!   Sábado 10 de Mayo … Momento de reflexión sumergido en el hidromasaje del coqueto hotel, donde me toca pasar otra noche, antes de volar mañana a Atlanta. ¡Vaya carrera la de hoy! Abres la ventana de tu habitación y observas como la lluvia lo inunda todo. Desde allí, te vistes, tomas tu café azucarado y ese trozo de pan (medio azucarado) que aquí llaman Bagel. Son las 5:50 de la mañana y, ya puedo desayunar, tras toda esa pesadilla de mediciones que debo de hacer al levantarme, para recolectar datos para mi tesis doctoral… Afortunadamente la rata de laboratorio no se queja y, cabizbaja sigue ese eterno ritual mañana a mañana. Hoy no me apetecía escuchar música, quizás por el incidente de ayer en el entrenamiento. Llegué a Grand Rapids en un vuelo placentero y, sin escalas desde Atlanta, leyendo “El héroe discreto” de Vargas Llosa, café en mano, vale ¡café americano en mano! Del aeropuerto al hotel, saco con ayuda de Steve la silla de competir de la caja de vuelos (ataúd para cualquiera que lo vea), montamos a “la bestia”, subo a mi habitación y ordeno todo, bien parezco a Jack Nicholson en esa película (olvidé su nombre) en la que interpreta a un...

Read More

Categorías