El tio "Peio"

… Despertar, frotarse los ojos y ducharse para volver a la realidad, aquella en la que estamos inmersos y no percibimos cuan vulnerables somos hasta que la vida para tus pies y mis ruedas y te lanza una estocada, de esas que duelen, un dolor seco, un pudrirte por momentos y lanzar con llantos y gritos toda la vida que llevas dentro… Un desgarro (bro), eso es lo que nosotros sentimos ahora y es que desde tu trágica caída en esa montaña de Cieza, se nos ha ido media vida… ó entera, aunque la misma regresará, en tu ausencia, claro está, sin tus consejos y reflexiones pausadas, sin nuestro toma y daca, sin esas magnificas tardes en la montaña, alimentando mis sueños, aquellos que fuiste protegiendo desde que era un crío con tus ya clásicos “Vamos con Javi al paso de la yegua ó al pino piñonero ó…”. Recuerdo nuestra última conversación en la que te comentaba “si quieres optimizar tu rendimiento en las travesías de montaña, toma estos geles cada dos horas…” Pedro ¿Qué hubiésemos ascendido tu y yo si no hubiese ido en silla? ¿El K2, El Everest, el Manaslu? Recuerdo aquel día en el que hablábamos de ascender el Huascarán, mientras yo entrenaba en sus faldas… cuando todo emocionado te decía “Yo me llevo allí mi laboratorio y mido todas las variables y mientras tu te subes...

Read More