La Enfermedad llama a la Enfermedad

Una mesa metálica, dos sillas, una luz muy blanca, una camilla muy alta (difícil de sortear para mi) y alguien sonriente en bata verde ó blanca detrás de la mesa… eso recuerdo de mis innumerables visitas al neurólogo que di por extinguidas en el 92/93 y ¿Porqué? … Porqué no me sirvieron para nada, bueno, miento… me sirvieron para darme a entender cuan enfermo estaba, en comparación al resto de mis iguales, cuan débil, torpe y puta iba a ser la vida para mi con esa lotería que me había tocado… echo en falta que me incentivaran, que me enseñaran a adaptarme al entorno, como hago cuando entreno. Hoy, por ejemplo 49Km con un puerto y a 150 latidos, ayer por la mañana 12Km y acondicionamiento físico, por la tarde 10Km + 6 repeticiones de 3Km a 170 latidos, antes de ayer otra matada… esta temporada ya van 6200Km y los que quedan…  A la vida retos, objetivos y sobretodo “speed up” (aceleración), que la vida sea intensa, sin cuestionarse nada, que no haya tiempo para cuestionarse cosas como ¿Que podría haber sido de mi? y que fluyan pensamientos de tipo “Ahora me exijo más, un poco más, vaya vida tan jodidamente intensa la mía…”    … Ayer en ese rodaje largo, eterno, subiendo por las carreteras serpenteantes del noreste de Murcia y escuchando el “confrontación” de “KTULU”, pensaba...

Read More