pulserasRecién llegadas al hotel después de un día completo de verificaciones técnicas de los coches, sanitarias y administrativas. Nos han reunido a todas las participantes en un área de servicio en el que después de dichas verificaciones nos han deleitado con un breafing en un estupendo francés. Menos mal que Marina, una de las chicas de la organización, nos iba aclarando los puntos más importantes.

Al final del briefing nos han dado la bienvenida oficial a los tres equipos españoles con su correspondiente aplauso, vitoreo y enrojecimiento de mejillas, que no sé muy bien si era de la vergüenza o de los cuarenta grados de sensación térmica que había.

Entre las cosas que nos han revisado hoy estaba el material obligatorio. Bengalas, caja de herramientas, cascos homologados, mantas térmicas, mechero (si, han comprobado que llevábamos un mechero), dos ruedas de repuesto, bidón de gasolina… Anoche, mientras bajábamos hacia Algeciras íbamos repasando mentalmente todo el equipaje. Simplemente para matar esa extraña sensación que tenemos todos cuando salimos de viaje. Esa sensación de que se nos olvida algo. Si es así, aún no lo hemos necesitado.

Aventureros primerizos; cosas que probablemente no se te ocurrirían si tuvieras que ir al desierto a hacer un rally:

  • Llevar las dos llaves del coche, cada una de nosotras una: se ve que las probabilidades de perder una llave mientras estás cavando en la duna para sacar la rueda de tu coche, son bastante altas.
  • Cajas de plástico: se espera arena y polvo en los lugares más recónditos del coche, por lo que en estas cajas guardad la comida, medicamentos, cosas de higiene, etc… que se puedan estropear.
  • Espejito de señales: típico espejito de tocador. Es uno de los materiales obligatorios que nos manda la organización. Se ve que en vez de hacer señales de humo si nos perdemos, haremos señales con el espejito… de todo hay que saber hacer en la vida.
  • Medicamentos para todas las enfermedades que pueda tener una persona en una media de tres años.

TambiénIMG_0801 hoy nos han entregado nuestro primer libro de ruta. Menos mal que este se suponía sencillo, ya que es prácticamente todo por carretera, a ver qué carretera. Sin embargo, la leyenda no tiene desperdicio:

Está claro que el color predominante en la competición es el rosa. Rosa en camisetas, amuletos, mochilas, coches… Coches cuya preparación sería considerada una obra de ingeniería. Ingeniería o de master en Tétrix, ya que llevar todo el material y equipaje sin que se mueva, requiere de una colocación estratégica.

Coche_preparado

Hoy hemos capturado nuestra primera imagen.

Todos esos coches, todos esos “tanques”, que llevan mensajes de seres queridos, fotos, pegatinas, banderas y sobre todo, meses de preparación.

Todas esas mujeres, cada una con su historia, cada una con un motivo, cada una con alguien en mente. Nuestra primera imagen, nuestro primer escalofrío cuando nos han deseado “buen viaje”. No me puedo ni imaginar, cómo será el último.

Una pegatina con el logo del Trofeo y nuestro dorsal nos indica que ya no hay vuelta atrás.

Barco 4.00 am
Madrugón. Nos vemos en Marruecos.