Viaje al interior de Decathlon

¿Qué hay detrás de esas enormes tiendas que han contribuido a popularizar el deporte en nuestro país? Nos fuimos hasta el “epicentro” de Decathlon en la ciudad francesa de Lille para conocerlo más de cerca.
Por Fran Chico / Juanma Montero

Se respira deporte. Esa es la sensación que tienes cuando llegas a la ciudad francesa de Lille, muy cerca de la frontera con Bélgica. Te bajas del tren y en la puerta tienes las bicis B’twin del servicio que hay para moverse pedaleando por la ciudad. Aquí fue donde un apasionado del deporte creó la primera tienda y aquí está la sede central de Oxylane, el grupo de empresas al que pertenece Decathlon, un gran Campus del deporte que da trabajo a 1.500 personas.
La gran joya de la corona son los laboratorios, donde se están pensando, diseñando y probando los nuevos productos de las diferentes marcas que se venden en las tiendas, pero en esta verdadera ciudad del deporte, y accesible a todo el mundo sean trabajadores o no de la empresa, hay desde una guardería “deportiva” a un centro para hacer todo tipo de cursos de iniciación o perfeccionamiento en un deporte (tengas la edad que tengas) pasando por un centro de nutrición deportiva en el que te revisan la dieta o un centro de fisioterapia. Y todo alrededor de un Decathlon porque la clave es tener cerca al deportista popular y poder ver lo que realmente busca y necesita.

PROBANDO, PROBANDO
En Sport Life siempre nos había sorprendido la capacidad de Decathlon para innovar radicalmente con productos como la tienda “2 seconds” o el Roll net que te permite jugar al tenis de mesa en cualquier lado. Pues no, las ideas no las sacan de la chistera de un mago sino del trabajo de hasta 650 personas en los laboratorios del Campus.
Allí se desarrollan las marcas de componentes que investigan para conseguir lo que les requiere Quechua, Kalenji, Artengo, Domyos, Btwin y el resto de marcas que se venden en los centros Decathlon. Allí vimos diferentes demostraciones de marcas como Equarea (el tejido de alta transpiración que consigue que baje tu temperatura corporal cuando llevas media hora de ejercicio) o Novadry (que trabaja sobre la impermeabilidad y resistencia al frío, que ha logrado gracias a la tecnología de plasma un producto que crea una nanocapa que no absorbe el agua y que se puede aplicar incluso sobre un papel y que permite proteger del frío con 10 veces menos material).
Están investigando desde el nivel óptimo de volumen para oír música sin perder el sonido exterior (y evitar así riesgo de accidentes) a las fases del sueño para el desarrollo de un saco de dormir. Para ello cuentan con diferentes laboratorios: ciencias del movimiento, salud (que trata temas de dermatología, vista y nutrición y está conectado a una red de hospitales), morfología (que ahora juega un papel clave para adaptar tallas y formas para las nuevas tiendas de Brasil, China, etc), térmico o sensorial. En éste último buscan desde soluciones para reducir el mal olor de las camisetas a mejorar la suavidad de los tejidos técnicos, hacer más agradable el sabor de las barritas e incluso determinar la frecuencia óptima de sonido de una bocina de bici para que sea lo más efectiva avisando y a la vez molestando lo menos posible.
Al laboratorio de Ciencias del Movimiento entramos cuando un jugador de rugby estaba lleno de sensores y siendo grabado con cámaras de alta velocidad mientras reproducía los impactos más habituales para analizar el gesto y ver el reparto de presión y así poder diseñar las protecciones. Estos análisis biomecánicos y ergonómicos permiten, por ejemplo, ver la vibración del brazo de un tenista al golpear o analizar las distintas capacidades de amortiguación de las zapatillas mientras corres y ver cómo las vibraciones afectan a las distintas partes del cuerpo.
El laboratorio térmico es de lo más espectacular. Hay 3 cámaras climáticas que permiten reproducir situaciones desde -40ºC a +45º con vientos de hasta 40 kilómetros/hora y 90% de humedad. Para los test pueden usar personas que corren en la cinta con captores en la piel o maniquís inteligentes que reproducen características del cuerpo humano gracias a que tienen hasta 168 agujeros para controlar la transpiración y medirla, la entrada de aire o circulación de aire por ejemplo en una chaqueta de esquí (pueden comprobar la influencia de la posición poniendo el maniquí en la postura que interesa, por ejemplo en la de ‘huevo’ cuando bajas esquiando). Estaba en plena construcción una cuarta cámara climática para simular el efecto del calor del sol.
Y nos queda contaros la cámara de torturas, el Strenfit, el laboratorio que pone a prueba la resistencia de los productos. Vimos cómo una una bolsa de golf llena cae desde 20 cm durante 20.000 ciclos, o cómo una mochila aguanta un test de abrasión siendo arrastrada durante miles de ciclos en diferentes ángulos, o el rolling test de una maleta con ruedas que va a 10 km/h durante un mes o qué le pasa a un balón de fútbol, si ha cambiado la presión o el material se ha desplazado, tras ser lanzado 1.700 veces a 50 km por hora. También vimos “sufriendo”a una silla de montar, a un bodyboard de surf, a una tobillera… Al fondo del laboratorio estaba la “Novadry Shower Room”, uno de los sitios con peor climatología del mundo…y es que son dos duchas de hasta 400 litros por metro cuadrado con las que se certifica la impermeabilidad de los productos y que cuando fuimos estaban poniendo a prueba una chaqueta de Quechua en una “tormenta artificial” que ¡iba a durar dos años!
Un de las grandes ventajas es la rapidez entre que surge la idea y se lleva el producto a la tienda, a veces menos de 6 meses. Y en esto es clave la zona de prototipos, que se pueden producir allí mismo en 24 horas. Hacen prototipos de gafas de natación, sacos de domir, ropa termosellada, etc. y pueden comprobar en tiempo récord si la idea tiene sentido o no, y cuáles son los puntos en los que falla.
Las pruebas se completan en situaciones reales con deportistas de todos los niveles, desde principiantes a elite (por ejemplo, trabajan con el equipo de ciclismo Pro Tour de La Française des Jeux o con la estrella en la piscina en los Juegos de Londres, Yannick Agnel).

DE LA CATEDRAL DEL FITNESS AL AEROPUERTO DE LOS CICLISTAS
Además del gigantesco Campus, Oxylane tiene centros específicos dedicados a distintos deportes donde a la vez que el usuario puede encontrar absolutamente toda la gama de productos de esa actividad, la marca desarrolla específicamente nuevos productos.
En los alrededores de Lille vimos el Domyos Center, en el que se han creado muchos productos, de hecho vimos al hombre que inventó el AbdoGain. Además de una tienda con toda la oferta de fitness, hay un gimnasio que abre de 7 a 23 horas con 5.000 abonados y con las clases más variadas (comenzando por una sala de spinning de 84 bicis) en la que se pone a prueba el material de la marca y además estudian de primera mano las necesidades de practicantes de todas las especialidades y niveles.
Y de un salto llegamos al que probablemente será el centro de bicis más grande del mundo. Construído sobre lo que fue el primer aeropuerto internacional de la ciudad y luego la antigua fabrica de la tabacalera francesa, B’twin Village son 200.000 m2 cuadrados dedicados al mundo de los pedales. De tienda hay 3.000 metros cuadrados pero es que hay tres circuitos de pruebas internos, dos de ellos para niños, (más uno exterior para bicis de montaña de 1’5 km y uno de BMX en el que se hacen competiciones internacionales). En esas instalaciones se hace el proceso de una bici desde cero hasta el final. Se diseña, se prueba, se produce (en esta fábrica se hacen 100.000 bicicletas de los 2 millones, la mitad de niño, que venden al año) y también se hace la venta directa al público.
La tienda de B’twin Village también tiene productos y bicicletas de otras marcas diferentes a la suya propia. Su forma de enfocar la venta, permitiendo las pruebas del producto que te vas a llevar in situ, en el circuito interior, y con la gran área de circuitos para niños en la entrada, abierta para cualquiera, es uno de sus grandes alicientes.

Comparte nuestro contenido

2 pensamientos en “Viaje al interior de Decathlon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>