chemaMás noticias de “nuestro” Chema Martínez desde el desierto de Jordania dónde hoy ha completado la cuarta etapa del Sahara Race. Esta es la crónica que el atleta madrileño, que forma parte del equipo solidario Corre 1km+, nos ha mandado desde su jaima.
“Hoy he estado corriendo 3 horas y 41 minutos, nunca en mi vida había estado tanto tiempo. Ni cuando acompañé a mis amigos José María y Gonzalo hace un par de años en el Maratón de Nueva York. Y el récord va a durar 24 horas porque mañana nos toca etapa doble, 82 kilómetros por el desierto…
Hoy me he levantado muy cargado de piernas después ya de tres días de palizas por el desierto; a veces pienso que los cuádriceps no van a aguantar hasta el viernes… Hoy he terminado cuarto, tras dos jordanos y un japonés, aunque mantengo la segunda plaza en la general. Ya voy vacío de fuerzas y hoy tocado tirar más de fortaleza mental que de física. Además, el terreno tiene mucha tela. Los primeros 20 km de los 39’2 de que constaba la etapa tenían muchas zonas de arena blanda y dunas…¡parece mentira pero en el desierto hay muchas cuestas! Y por si faltaba algo, hoy se ha unido el calor a la fiesta. La segunda parte de la etapa ya era más de correr por una de desierto más árido. Hoy nos hemos movido de desierto de nuevo; hemos corrido por el Humaina Desert, en la mayor zona de cañones de toda Jordania (que llaman Wadi Araba).
Como anécdota del día hemos tenido que ir hasta cuatro patas y es que en un momento del recorrido había que atravesar una autopista y hemos pasado por un túnel por el que había que ir reptando con mochila y todo.
Hoy ha sido una jornada dura también para el equipo Corre 1km+. Gonzalo Cisnal, uno de los componentes, ha tenido un problema en la rodilla y han tenido que hacer andando la mitad de la prueba lo que les ha hecho bajar a la tercera posición. El no quiere ni oír hablar de retirarse; vamos a ver si puede pasar la etapa “doble maratón”, porque es ya el último obstáculo, porque la jornada final son sólo 5 km testimoniales.
Como os decían, las fuerzas ya están muy justas pero ahora viene el momento de dar el paso adelante. 82 kilómetros en este entorno van a ser un gran desafío. ¡A ver si llego a meta a tiempo de poder enviar mañana mi crónica a una hora razonable!”