Yo hice un maratón en África

Yo tenía un maratón en Sudáfrica, eran mis vacaciones y no se nos ocurrió otra cosa que hacer de familia Sport Life y llevar a los niños a una reserva natural en Entabeni para conocer un mundo diferente y participar en un maratón salvaje…nuestras vacaciones son así de particulares pero era una oportunidad única de participar en un maratón diferente en medio de la naturaleza más salvaje, imagina un maratón donde a lo largo de 42 km puedes encontrarte con rinocerontes, jirafas, cebras, impalas y si tienes suerte verás alguna huella de león o de elefante,  ¿quieres saber más?

Joan de Sportravel encontró el viaje y nos llamó enseguida para que nos apuntáramos, un maratón en África suena muy bien, y más si lo haces en una reserva natural de animales salvajes como Entabeni en Sudáfrica, así que nos apuntamos en plan familiar para aprovechar y hacer unas vacaciones especiales para todos.

Empezamos con unos días en el parque Kruger, un paraiso natural donde descubres que África es algo más que animales salvajes y safaris, África te enamora, te llena el alma de color y te impregna con su luz, es primigenia, salvaje, bella, no puedo describir con palabras lo que ni las fotos muestran, hay que vivir África, levantarse a las 5 de la mañana para descubrir como cazan las leonas al amanecer, contemplar a las jirafas que amamantan a sus pequeños o llegar al anochecer y estremecerte ante la mirada de las hienas o el rugido sordo de los leones. Nuestro Ranger Patrick es un hacha y en 3 días nos enseña los 5 grandes (león, búfalo, leopardo, elefante y rinoceronte) más unos cuantos animales más que se apuntan en la lista de los peques que coleccionan cruces en su guía de safari como si fueran cromos!

En el lodge Jock del parque kruger disfrutamos de la hospitalidad africana, lujo rústico con esas grandes y blancas sonrisas que te hacen sentir como en casa. Y además encontré una compañera para correr, Francine, es la manager de nuestro lodge, es suiza y vive en Sudáfrica con su marido e hijo y me dice que es una locura correr por el parque pero que podemos ir al campo de golf de Scucusa a correr que ahí no hay peligro, así que madrugamos y conduce a 30 km del lodge. Antes de correr me asusta un poquito cuando me dice que pase lo que pase siempre haga lo que ella me diga, aunque nos salga un león o un elefante que mantenga la calma y nunca corra. Esto se pone interesante.

Damos  1 vuelta y todo está bien pero en la segunda vuelta Francine me dice que no hable y que me pare, oimos unos ruidos, leves, pienso que algo anda entre los árboles, algo pequeño y peligroso, mi sorpresa va acompañada del miedo cuando aparece un elefante, Francine me dice que me pare, que no corra y que no hable, ya me había advertido de lo peligroso que son los elefantes, la verdad es que estoy aterrorizada, menos mal que salen a ayudarnos los operarios del campo de golf y podemos retirarnos, andando marcha atrás y despacito con el susto en el cuerpo. A la tercera vuelta voy mirando a los lados, y veo leones, leopardos en los árboles, orejas de elefantes por todos los lados, después de correr 90 minutos en tensión regreso al coche más que aliviada, esto de correr en África no es tán fácil como parecía, menos mal que Francine me ha llevado de la mano como una guía experta.

A los 3 días nos vamos al parque de Entabeni para correr el maratón Big Five Marathon, que se llama así porque puedes ver los 5 grandes: elefante, rinoceronte, león, leopardo y búfalo, y allí África nos sorprende de nuevo con una paisaje de ensueño dominado por una gran roca que da nombre al parque, pues Entabeni significa ‘lugar de montañas’. En un altiplano conviven todas las especies de animales que puedas imaginar: avestruces, rinocerontes, impalas, kudus, ñus, elefantes, etc. y bajando por un desfiladero con un desnivel del 40% llegas a la sabana donde te esperan los leones, leopardos, guepardos, etc.

Para familiarizarnos con el maratón la organización nos lleva de ruta con los rangers por los 42 km, empezamos a descubrir que este maratón no va a ser fácil, el desnivel es bestial y abajo los caminos arenosos dificutan la pisada, lo increible es cuando descubrimos a dos guepardos cazando impalas al lado nuestros, imagina como vuela nuestra imaginación cuando pensamos que mañana las presas podemos ser nosotros, corredores bien nutridos fáciles de atrapar para el rey de la velocidad, nuestro ranger nos tranquiliza diciendo que los guepardos son gatos grandes y no atacan, que el peligro son los leopardos que están en los árboles y saltan cuando ven movimiento, miedito da esto.

El día del maratón se presenta ligeramente nublado, perfecto para hacer 42 km, salimos tranquilos, Joan y Fran se hacen con los primeros puestos y yo me uno a Rachelle, una australiana con la que comparto 30 km de primeras féminas, eso sí, sin dejar de hablar de nuestras vidas y es que para nosotras la competición no tiene hueco, descubro una futura amiga con la que volveré a correr, estoy segura, correr une a la gente, y más en un lugar tan primigenio como África.

Antes de llegar al 30 empieza la subida, y ahí peco de orgullo, nunca he andado en un maratón y esta cuesta es para andar, pero cabezota que soy corro a pequeños pasitos, la pendiente no da para muchas alegrías, así voy perdiendo el paso con Rachelle y me quedo sola, me quedan unos cuantos km en soledad para pensar y asustarme cuando entre las huellas del camino descubro las de un gran león, ahora que mi ranger me ha enseñado a identificarlas me pregunto si andará cerca, menos mal que cada 5 km hay controles con rangers armados, espero que los leones no estén interesados en corredoras, somos duras de roer!

Llego a la meta en 4ª lugar de féminas, Fran, Sergio y Javier me acompañan en los últimos metros y el organizador me recibe con dos besos a la española, estoy emocionada, es mi 14 maratón y creo que será el más especial de todos, salvaje y natural, en 4:59 horas he podido ver animales salvajes, descubrir una nueva amiga, encontrarme con el miedo de estar sola en un mundo de animales, uhm, muchas cosas en mi mente, la película mental queda guardada en el lugar de momentos especiales, ojalá pudiérais ver el trailer a través de mi cabeza.

Que más decir, que estas vacaciones han sido inolvidables, que Javier y Sergio vuelven a España con un montón de historias para contar, han dejado las consolas durante 1 semana para descubrir cientos de animales y hacerse expertos en zoología, hemos pintado, fotografiado, analizado, etc. Los niños nos han hecho volver a la infancia y ver África con sus ojos, inocentes y salvajes, tal y como debe ser.

Y el maratón es para recomendar, sin prisas, sin pausa, caminos de tierra, paisajes infinitos, grandes cuestas, amigos de todo el mundo, mi recuerdo para mis amigas venezolanas, me encanta su plan para viajar corriendo maratones en plan chicas solas, ya las he dicho que yo me apunto al siguiente viaje que hagan, son divertidas, vitales, activas, ¡son chicas Sport Life!

Sólo me queda la pena de que ni las fotos ni mi memoria pueden describir lo que ha sido África para nosotros, ¡tendréis que descubrirlo corriendo en la siguiente edición del maratón de Entabeni en 2010!

Comparte nuestro contenido

Un pensamiento en “Yo hice un maratón en África

  1. Hola,

    Este año he estado en Entabeni de vacaciones, en el Lodge y el guía nos explicó lo de esta carrera. Es impresionante pq yo iva en el 4×4 viendo centenares de animales.. correr por ahí ha de dar miedo! ; )

    Un saludo,
    Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>