Cada vez es más habitual el concepto de ‘Cheat Meal’ o ‘Comida Trampa‘, que consiste en permitir una comida ‘premio‘ con alimentos no permitidos en una dieta para perder peso. Se suele hacer en la comida o la cena de un día de la semana o del mes.

Digamos que es un momento de ‘relajación de la dieta’, en el que te permites una comida sin reglas, en plan ‘capricho’, con alimentos que no debes comer en una dieta para adelgazar. Suele ser un alivio, un refuerzo para la voluntad que hay que tener para seguir una dieta.

La duda es: ¿REALMENTE ADELGAZAS SI INCLUYES ‘CHEAT MEALS’ EN TU DIETA?

leptina-efectosLos defensores de las ‘cheat meal’ se basan en los niveles de leptina, conocida como la hormona reguladora del apetito, y que se sintetiza en las células de grasa principalmente. Cuando llevas un tiempo a dieta, los niveles de leptina disminuyen, provocando la sensación de hambre y avisando al tiroides para reducir el metabolismo y tener menos gasto calórico, mientras que se mantienen las reservas de grasa y cada vez cuesta más adelgazar, aún estando a dieta. Al introducir una ‘cheat meal’ rica en calorías en una dieta para adelgazar, se provocaría un tratamiento de ‘choque’, aumentando los niveles de leptina, y con ello, se activaría el metabolismo para quemar más calorías a partir de las grasas de reserva.

Mi opinión es que no, no creo que las ‘cheat meals’ sean una buena idea, en general, y menos si estás intentando perder peso. Esta teoría se basa en adelgazar con dietas muy restrictivas, en las que para perder peso de forma saludable y permanente debemos evitar dietas estrictas que nos dejen con hambre, provocando una bajada de los niveles de leptina y reduciendo el metabolismo al mínimo. Mejor dejar el ‘plan ahorro energético’ para reducir la factura de la luz e ir apagando las luces de casa.

¿Por qué no es recomendable hacer ‘cheat meal’ si estas adelgazando? Porque a la horaI am ready to eat. Cheerful fat man is rubbing his hands while sitting near beer and sandwich. He is looking at camera and smiling de perder peso, lo más importante es crear nuevos hábitos saludables que se integren bien en nuestro día a día de forma permanente, como comer más sano, acostumbrarse a hacer ejercicio cada semana y a ser personas activas cada día, etc.

Si nuestro objetivo es adelgazar, sabemos que tenemos que seguir un plan de dieta y ejercicio durante 1, 3, 6 meses o incluso un año. Y para ello necesitamos trabajar la fuerza de voluntad, porque al principio no es fácil cambiar las malas costumbres, pero con el tiempo lo que nos parecía un sacrificio, ahora será algo normal, y disfrutaremos  comiendo alimentos saludables y ejercitando nuestros músculos de muchas maneras diferentes, sin pensar en los kilos o en los michelines.

Si seguimos soñando con las pizzas y Hungry male heavy eater is pouring popcorn into his mouth with enjoyment. He is lying on couch with laziness near box of pizzahamburguesas que nos vamos a comer tumbados en el sofá cuando adelgacemos o en la ‘cheat meal’ de la semana no trabajamos con la fuerza de voluntad a largo plazo. Aunque pienses que sí, porque puedes dejar de comer bollos de chocolate durante 6 días, el verdadero esfuerzo es cuando tampoco te regalas un bollo el séptimo día, deberías mirar a largo plazo e imaginar que algún día, encontrarás más placer en bajar tu tiempo en una carrera de 10 km que en paladear tu bollo de chocolate, y eso no quita que no vuelvas a ir a tu pastelería favorita cuando quieras darte un capricho, pero será tan ocasional y lo harás de una forma más libre y natural. Quizás cuando bajes tu tiempo de 10km, o no, simplemente porque un día es un día, y hoy te apetece, aunque ya no te acuerdas de la última vez que pasaste a comprarlo. Esa ‘independencia nutricional’ te hará sentirte mejor con tus caprichos y apetitos por alimentos ‘no tan sanos’.

Y hay mucho más. Mi experiencia con personas que han conseguido adelgazar y que no han recuperado los kilos después, es que ahora disfrutan comiendo sano y haciendo ejercicio, y ya no quieren volver a su vida anterior. Ahora prefieren comer un plato de quinoa con verduras a una hamburguesa con patatas fritas, y no solo les sabe mejor, es que han descubierto que su hamburguesa favorita ya no sabe tan rica como les sabía antes.

Para mí, este punto del placer y el sabor ante los platos más saludables es la clave, porque a todos nos gusta comer, y debemos disfrutar de la comida, pero la comida basura maleduca al paladar, hace que queramos comer más grasa y más azúcar y que no nos sintamos saciados, siempre queramos más comida. En cambio, la comida saludable, tiene diferentes sabores, texturas y aromas, nos educa el paladar para disfrutar del plato con pausa, y sentirnos saciados al terminar.Young girl eating a lot of food at once

CONCLUSIÓN:  Salvo contadas excepciones en personas con una gran fuerza de voluntad y una dieta y entrenamiento muy estrictos, no creo que debamos incluir ‘cheat meal’ con comida basura o muy alta en grasa y azúcares a la hora de perder peso, sino que debemos seguir la dieta estricta hasta que lleguemos al peso que queremos conseguir. La indulgencia a la hora de hacer dieta puede ser el principio del fin, especialmente en personas que disfrutan comiendo muchas cantidades de comida grasa o rica en azúcares. Tampoco es recomendable hacer ‘cheat meals’ en personas con trastornos de conducta alimentaria, ya que pueden desencadenar un ataque de bulimia por la culpa psicológica tras el atracón.

The-Rock-Cheat-Meal-Final

Vale, pero… Y si hablamos de dieta de mantenimiento y no de adelgazamiento. ¿Se puede comer ‘cheat meals’? En ese caso, hay un un mayor margen a la hora de darse un capricho de vez en cuando, pero sigo pensando que la mayoría de las personas tendemos a relajarnos con facilidad y disfrutar comiendo (y bebiendo) en cantidad lo que no debemos, más cuando no tenemos problemas de peso. Y eso no es malo, pero siempre hay que mantener un control básico, no vale todo ni a todas horas. Y lo pienso porque llevo muchos años rodeada de personas deportistas, populares y profesionales o exprofesionales de diferentes deportes, y el 99% son bastante cuidadosas con su dieta, mantienen su peso para seguir haciendo deporte cada día, y no lo hacen para adelgazar, lo hacen por salud y energía, ya que están en su peso y en forma. Igual que hacen deporte de forma habitual, cuidan lo que comen cada día, es un estilo de vida saludable. Y sí, se permiten caprichos, unas veces uno al día, otras veces uno a la semana, y otros durante el fin de semana, pero cuando analizas sus ‘caprichos’, son bastante equilibrados: un par de onzas de chocolate, una porción de bizcocho casero el fin de semana, un desayuno completo el domingo después de entrenar o una cerveza o dos, con los amigos. Saben comer sano, disfrutando de sus alimentos favoritos con control.

¿Cómo hacer un ‘cheat meal’ saludable?

La clave está en la cantidad y la calidad. Debes elegir bien lo que quieres comer como ‘cheat meal’ y cuánto vas a comer.

Os hago una reflexión. El concepto de ‘cheat meal‘ no es algo nuevo, hace años que hago deporte, y me inspiro mucho en las personas mayores que han hecho deporte toda su vida y se encuentran estupendamente. Siempre que puedo les pregunto como entrenan, qué comen, etc. porque para mí son un ejemplo a seguir. Seguro que todos tenéis alguna persona así cerca, ese abuelo o abuela que sigue corriendo maratones después de jubilarse, o la abuelita de la piscina que tiene cuerpo de veinteañera y hace los largos de mariposa sin resoplar. Lo que he comprobado es que todas esas personas mayores y deportistas se cuidan mucho, en la mesa, en zapatillas y en el descanso, pero también disfrutan comiendo.

This beefburger contains 12 burgers.

Hay una frase que repiten mucho: ‘Me encanta comer, pero he aprendido a cerrar la boca’. ¿Qué significa? Pues que saben que tienen que controlarse y no comer lo que les apetecería porque los años no perdonan, por mucho que entrenes, y si quieres mantenerte en tu peso, hay que aprender a comer lo que necesitas en cada momento, a veces a comer menos cantidad, pero más calidad. Y han aprendido a disfrutar del placer de la buena mesa, pero ahora el festín es algo que incluyen en su agenda, para elegir bien cuando se lo dan, en un buen restaurante, con amigos, y comiendo platos y alimentos de buena calidad, en menos cantidad que cuando tenían 20 años.

Vamos, que si se quieren comer algo dulce, lo hacen el fin de semana, disfrutando de un bizcocho casero con la familia, no se atracan a pasteles.

También es habitual que ‘cada capricho lleve su penitencia’, es decir, que compensan el exceso de calorías de una comida ‘cheat meal’, entrenando más tiempo o con más intensidad ese fin de semana. Y el lunes les toca pesarse para comprobar si han engordado o no. Y si han ganado peso a pesar de la penitencia, les toca ponerse a ‘plan’ de perder ese peso a lo largo de la semana. Y son muy buenos, porque consiguen quitarse el kilo o dos del fin de semana antes del miércoles o jueves, así no se van acumulando kilos que luego son más difíciles de perder.

Yo pienso que estas personas que llegan a cumplir años manteniendo su peso con ejercicio y alimentación sana, casi de ‘dieta’, tienen la clave de los ‘cheat meal’.gorila-cheat-meal

Tres Trampa-Consejos para no equivocarse con la ‘Cheat-Meals’

  1. Una ‘cheat-meal’ al mes, no una a la semana o una al día…
  2. Siempre hay una versión ‘fitness’ más saludable de la comida basura. Ni la comida cheat meal rockrápida, ni la bollería, ni las tiras con bacon y tortitas son opciones a la hora de hacer una ‘cheat meal’, por mucho que ‘The Rock‘ publique fotos en Instagram con sus montañas de tortitas para darse un capricho después de un duro entrenamiento. Escoge una hamburguesa hecha en casa, un bizcocho casero, o un desayuno completo con alimentos naturales y no procesados, por ejemplo.
  3. Mientras no consigas tu objetivo, no te permitas ‘cheat meals’. Por mucho que digan los gurús de fitness, no conviene relajarse a la hora de perder peso.cheat meal girls

Dicen que cambiar de hábitos requiere 21 días, pero no es cierto. La mayoría de las personas necesitan de 2 a 3 meses para afianzar un nuevo hábito como el ejercicio o la alimentación sana. Otras necesitan más, de 3 a 6 meses. Si te permites comidas ‘cheat meal’, puedes relajarte demasiado, y la fuerza de la voluntad no , a otras relajarte mucho. Mejor que te des pequeños caprichos como un par de onzas de chocolate negro que un helado de chocolate, o una hamburguesa casera a la plancha con ensalada fresca y queso fresco fundido que una hamburguesa comercial con pan, patatas fritas y refrescos, o un desayuno de frutas frescas, yogur y semillas de chía que unos churros con chocolate o un croasán con mermelada y mantequilla.

Aquí os dejo el vídeo del actor Dwayne Johnson conocido como ‘The Rock’, que antes de actor fue campeón 8 veces en la WWF/E, y es famoso por su desarrollo muscular y sus entrenamientos con grandes cargas.  Suele publicar sus ‘cheat meals’ después de los meses de dieta y entrenos superxigentes. Son un ejemplo de una mala ‘cheat meal’. Ingentes cantidades de comida basura llena de grasa y azúcar. Algo que no se debería hacer , ni siquiera cuando cuentas con la genética y el entrenamiento de ‘The Rock’.

Y este otro vídeo de Matt Stonie, que se propuso el reto de conseguir comerse la ‘Cheat Meal’ de The Rock en una hora, con
– 12 tortitas de chocolate y arándanos
– 4 pizzas dobles
– 21 brownies de chocolate y mantequilla de chocolate con 2 litros de leche

¿Lo conseguiría?

Y si aún no habéis alucinado o pensáis que no puede ser cierto. Aquí tenéis el vídeo que ‘The USA Today’ grabó con ‘The Rock’ con las 7 comidas de su plan para grabar la película ‘Hércules’, un plan de nutrición para colosos. Nada recomendable para el resto de los mortales.