Los últimos meses del invierno son temporada de la caballa fresca, un pescado azul que no solemos comer fresco si no enlatado y que nos interesa por su contenido nutricional y su buen precio en temporada.

467485129-caballaLa caballa es un pescado azul o graso, y en invierno es cuando se considera su mejor momento orque es cuando el pescado ha acumulado más grasas para resistir las frías temperaturas del agua, llegando a tener un 10% de grasa por pescado.

Esta grasa aislante nos interesa por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, los famosos ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA), de acción protectora cardiovascular y antiinflamatoria.

La caballa también aporta proteínas de alto valor biológico para tus músculos.

Destaca por su contenido en vitamina D, que favorece la absorción de calcio en los huesos y ayuda a mantener el peso. También es rica en vitaminas B1, B3 y B6, necesarias para el metabolismo de los nutrientes y la transmisión del impulso nervioso, y aporta vitamina B12 que te ayuda a mantener la energía y a prevenir anemias y fatigas en los periodos de entrenamiento intenso.

En cuanto a minerales, es una buena fuente de potasio, regulador del sistema nervioso y la actividad muscular, fósforo para mantener sano el sistema nervioso, esqueleto y la dentadura y mejorar el aporte de energía en las células, yodo regulador del metabolismo en el tiroides y selenio antioxidante.

front view of woman portrait holding fishes in front of her eyes, smiling attitude.

El único inconveniente de la caballa es su alto contenido en purinas que se deben evitar en caso de ácido úrico elevado, y si se toma caballa en conserva o salada, se excede el aporte de sodio, mineral a evitar en hipertensión.

La caballa fresca en temporada, es un pescado económico y fácil de cocinar gracias a su contenido en grasas saludables, que impregnan de sabor al plato, cuidan nuestro corazón y nos sacian, evitando la adicción de salsas o frituras que nos complican la vida y aumentan el valor calórico.

caballa con patatas y tomate al horno

En la sección de recetas de Sportlife.es podéis encontrar mi receta de ‘Receta Caballa con patatas y tomate al horno‘, un plato de pescado al horno rico en proteínas, ácidos grasos omega 3, vitaminas A, C, D, B3 y B12 y minerales como el magnesio, fósforo, potasio y selenio.

Aquí os dejo los valores nutricionales de una ración (390g) de Caballa con patatas y tomate al horno:

Valores nutricionales totales / % de la CDR*

Calorías                                 379 calorías

Grasas                                   19.4 g / 30% de la CDR

Ácidos Grasos Omega-3     3039 mg

Hidratos de carbono          29.3 g / 10% de la CDR

Fibra                                      5.1 g / 21% de la CDR

Proteína                                 25 g / 50% de la CDR

Vitamina A                            1959 mg / 37% de la CDR

Vitamina C                            62.7 mg / 105% de la CDR

Vitamina D                            403 UI / 101% de la CDR

Vitamina B1                          0.4 mg / 24% de la CDR

Vitamina B2                          0.4 mg / 26% de la CDR

Vitamina B3                          12.1 mg / 60% de la CDR

Folatos                                  55.6 mcg / 14% de la CDR

Vitamina B12                        9.8 mcg / 163% de la CDR

Calcio                                    58.7 mg / 6% de la CDR

Hierro                                   3.5 mg / 19% de la CDR

Magnesio                              125 mg / 31% de la CDR

Fósforo                                 351 mg / 35% de la CDR

Potasio                                  1124 mg / 32% de la CDR

Zinc                                        1.3 mg / 8% de la CDR

Manganeso                          0.4 mg / 18 % de la CDR

Selenio                                  50.6 mcg / 72% de la CDR

*Los porcentajes (%) se han calculado según la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) para una dieta de 2.000 calorías al día.

Ya sabéis que siempre es mejor comprar el pescado en la pescadería, fresco y dejándose aconsejar por el pescadero o pescadera de confianza, que si nos conoce y tiene tiempo, nos puede limpiar y abrir las caballas para llevárnoslas a casa limpias y preparadas para esta receta al horno o cualquier otra. Así no tenemos la excusa de que no comemos pescado fresco por falta de tiempo o porque nos da ‘asco’ limpiarlo.

Para las personas más atrevidas y las que quieran aprender a manejarse con el pescado, os dejo un vídeo ‘La cocina del pirata‘ que explica muy bien como limpiar y filetear la caballa:

¡Buen provecho! Espero que os guste la receta de Caballa al horno con tomate y patata y que podáis aprovechar los últimos días de invierno para encontrar caballa fresca y hacer más recetas para compartir en las recetas de Sportlife.es.