Natacion 2En una de las conversaciones con Phil en nuestro primer encuentro en Bélgica me dijo:

– Lourdes, llevamos ya unas horas hablando y caminando juntos. Te he estado observando y tengo que decirte una cosa: tu mente y tu cuerpo no llevan el mismo ritmo. Tu mente va por un lado y tu cuerpo por el otro.

Al escuchar estas palabras no entendí qué quería decirme Phil.

No coordinas los movimientos. Las órdenes que da tu cerebro, tu cuerpo no las recibe de una manera eficiente. ¿Has trabajado alguna vez con el metrónomo?

 ¿Metrónomo?, ¿el que se utiliza para tocar el piano?

– Sí, has de trabajar con un metrónomo.

No entendí nada.

– Necesitamos conseguir que tu cuerpo responda a las órdenes que manda tu cerebro y esto es un entreno que deberemos hacer durante un periodo largo de tiempo. El objetivo es educar al cuerpo y la mente para que vayan al mismo ritmo. Esto significa que si conseguimos correr siempre con un mismo ritmo estable, serás mucho más eficiente en tu carrera, no te cansarás e irás más rápido. Si no tienes ritmo, pierdes eficiencia, vas más lenta, gastas mucha más energía. Para que lo entiendas, esto es como cuando conduces un coche. Si siempre vas a la misma velocidad de crucero, gastas menos gasolina, el coche tiene un desgaste mucho menor y recorres una mayor distancia.

Esto es aplicable también a la natación y la bicicleta.

La idea del metrónomo me dejó pensativa… ¿Será verdad que camino tan descoordinada que Phil lo ha detectado con el simple hecho de verme?

Tenía muy claro como debía ser mi siguiente entreno en carrera y durante los próximos dos meses: Caminar durante 15 minutos al ritmo del tic tac coordinando cada paso. Me bajé una aplicación móvil y me puse manos a la obra. Resultado de los primeros 4 entrenos: no daba pie con bola 🙁

Me costó mucho coger un ritmo estable caminando y ahora que lo he conseguido, la diferencia es clara: obtengo más velocidad por el simple hecho de ser constante, y recorro una distancia mayor. Después de este calentamiento de 15 minutos, inicio mi entreno de carrera y,  ya corriendo, me resulta más fácil mantener el ritmo.

Pero donde, sin duda, he notado un cambio inmenso ha sido nadando. Tere consiguió un metrónomo y empezamos a entrenar con él.

Tic Tac , tic tac…. cada brazada entra en el agua manteniendo el ritmo. El resultado: ESPECTACULAR!. En una piscina de 50 metros nadando sin metrónomo y con metrónomo, la diferencia ha sido de 4 segundos. Pero además,  nadando 10 minutos seguidos, he logrado mantener el ritmo. En todos los largos he hecho exactamente el mismo tiempo 2:00 minutos los 100 mts. Aunque a muchos no os parezca un buen tiempo, yo no lo había conseguido hasta ahora. No soy ningún tiburón en el agua, siempre me ha costado nadar. tempotrainerpro front angle hero copy

Lo que me parece fascinante es poderme concentrar sólo en el tic tac, y obtener estas mejoras en mis tiempos sin ir con el hígado en la boca. No me canso, no me canso nada en comparación con lo que hubiese sido nadar 10 minutos seguidos antes del metrónomo.

Yo nadaba los 500 metros en 11 minutos, pero sufriendo claramente. Alguna vez había bajado de esos 11 minutos, pero la sensación de agotamiento era inmensa. Ahora no. Impresionante!

De momento seguimos entrenando con el metrónomo, y las pautas son claras:  seguir un ritmo constante, practicar y sincronizar cuerpo y mente al ritmo del “tic tac”.

¿Habéis utilizado alguna vez el metrónomo en vuestros entrenos? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

¡Seguimos!