SPORTLIFE_130_feb2010-1Hoy ha sido el día de la mujer trabajadora, y aprovechando este día señalado para el genero femenino, he pensado en el papel de la mujer en el sector del fitness; de las diferencias, de los servicios específicos para ellas, del material y equipamiento para la mujer… y lo cierto es que ha habido una gran evolución en las últimas décadas, pero aún hay prejuicios y falsos mitos que se ceban en el colectivo femenino, habría que continuar abriendo la visión a las mujeres para que sean conscientes de estas estrategias movidas por el marketing y el consumo rápido que aprovechan la deficiente cultura física que aun hoy en día persiste en el colectivo femenino.

Hace poco realicé una entrada en mi web sobre las zapatillas (por llamarlas de alguna forma) diseñadas para chicas que elevan el glúteo, dan firmeza a los muslos y queman grasa, un claro ejemplo de marketing bien dirigido a ese colectivo de mujeres que buscan resultados rápidos milagrosos y sin esfuerzo, algo impensable. No han sacado las zapatillas para chicos que sacan abdominales y queman la grasa del abdomen, supongo porque han hecho un estudio de mercado y son conscientes de la idiotez del invento, sin embargo parece ser que con la mujer, todo sirve, se lo tragan todo.

No solamente zapatillas milagrosas, sino también sucede con formatos de clases dirigidas (el tradicional y mayormente inútil GAP), las dietas para perder peso, los cinturones que reducen barriga, los suplementos quemagrasas… Lo cierto es que si ya la sociedad (sobre todo en nuestro país) tiene una pobre cultura física, este aspecto se agudiza en el género femenino, y no me extraña la educación física que han experimentado ha sido la del patio, el pito y la pelota, y probablemente hayan acudido a un gimnasio donde la orientación era fundamentalmente masculina, recordemos aquellos años 80´s donde todo era culturismo y artes marciales. Todo esto ha calado en una sociedad con cultura física machista, recordemos que no fue hasta 1928 cuando se permitieron las primeras pruebas femeninas en unas Olimpiadas y no hablemos de ese periodo oscuro de la dictadura franquista.

Hoy en día, aunque hemos avanzado muchísimo, la mayoría de las mujeres siguen pensando que se ponen muy fuertes si entrenan la fuerza, que la bicicleta de montaña ensancha los muslos y gemelos pero que el spinning estiliza, que el método Pilates es suficiente para estar en forma, que los suplementos son para coger masa muscular, que ser vegetariana es saludable… son tantos los mitos que aun perduran en el colectivo femenino y que resulta tan difíciles de eliminar. Pienso que los grandes titulares de muchas revistas más que aportar una información útil y digna, terminan contaminando la idea del ejercicio en la mujer. En cualquier revista de moda femenina podéis ver consejos de ejercicios que son del Jurásico, consejos que no hacen mucho por la mujer (ojo que también existe en los hombres).

Lo cierto es que a nivel muscular, el cuerpo de una mujer es igual al del hombre, otra cosa son los aspectos hormonales que mediatizan todo, la disposición mecánica del sistema articular y sobre todo de los aspectos emocionales y de motivación hacia la práctica del ejercicio. Y es en este aspecto donde están las grandes diferencias, se continúa vendiendo un deporte de género diseñado para señoras y chonís, tratan a las mujeres como meras incultas en ejercicio físico y lo que más me fastidia de esto es que es así.

oxygencover-kristalrichardsonSiempre he mantenido en mis formaciones que el gran trabajo de los instructores no es el de entrenar, sino el de educar. Es cierto, antes de comenzar a aplicar, de debe abrir la visión de los clientes. Es muy difícil convencer a una chica para ayudarle a perder peso  en la sala de musculación y sin hacer dieta estricta, cuando la visión clásica y totalmente errónea es la de hacer solo cardio (muy suave) y hacer dieta baja en hidratos de carbono, y como este ejemplo, muchos más que siguen vigentes en la mujer de hoy en día.

En otros países donde se ha realizado una verdadera cultura física, existen publicaciones específicas de mujer con contenidos reales, actuales, que funcionan y huyen de los contenidos fáciles y erróneos de dietas de adelgazamiento y del biotipo de mujer flaca-fofa. Nos han impuesto un modelo de mujer estilizada, con poco peso, sin músculos… quizás para pasear una talla 34 está bien, pero no es el biotipo ideal para una mujer activa y que realiza deporte. Recuerdo que cuando comencé a trabajar en Sport Life teníamos una agencia de modelos para los reportajes, sin embargo dejé de utilizarla porque no disponían de chicas con el biotipo que buscaba y mucho menos que fueran capaces de realizar los ejercicios que les proponía, la mayoría no hacían deporte porque según ellas se les marcaban los músculos… así que terminé por buscar a chicas que trabajan en el fitness o van al gimnasio, con cuerpos atléticos, funcionales y competentes motrizmente.

Siendo consciente de esta situación, hoy en día estoy inmerso en mi próximo libro que intentará cubrir este vacío educativo y de entrenamiento que se centra en la mujer. No publicaré el típico libro que miente diciendo en grandes titulares “pierde peso rápido”, “tonifica en 10 minutos en casa”, “vientre plano con abdominales”… quizás no venda tantos ejemplares, pero al menos haré todo lo posible por educar a las mujeres que desean que les traten con rigor y no como una choni, quizás no sea un libro para todas aquellas que quieran mejorar sin esfuerzo, pero será la mejor ayuda para ese colectivo cada vez mayor de mujeres que les gusta hacer ejercicio y entrenar, espero que este año este nuevo libro vea la luz y pueda aportar mi ayuda a través de mis conocimientos a todas estas mujeres que quieren modificar su vida a través del ejercicio bien planteado y específico a al género femenino.

Creo que para ser una entrada en el blog, ha sido demasiado extensa, así que es bueno que pongamos un punto y aparte y que continué desarrollando este tema en mi libro de “Mujer en forma”. Espero al menos haber despertado algo de interés en alguna de las mujeres que habéis leído esta entrada y desde luego, estoy abierto a críticas, sugerencias y comentarios que seguro serán enriquecedores.