Mes: diciembre 2009

En Navidad… ¡¡mejor no entrenar!!

Yo siempre digo que la recuperación es parte del entrenamiento, en muchas ocasiones no la contemplamos, no la planificamos y no le damos la importancia que tiene. Nos dejamos llevar y cuando tenemos tanto trabajo acumulado, vienen las sobrecargas y la fatiga, es cuando nos vemos obligados a parar de entrenar. Esto no debe ser así, los periodos de recuperación deben respetarse, al igual que respetamos el tiempo de recuperación entre series, los días de descanso entre los entrenamientos cardiovasculares, también deberíamos incluir un periodo de descarga entre los microciclos. En estas fechas de fiestas, comilonas y celebraciones, nuestros hábitos se ven profundamente alterados; horarios, alimentación y como no… el entrenamiento. Cuando coincido estos días con gente en el gimnasio, siempre les digo que no se preocupen, que se relajen estos días de fiesta. No solo no perderán condición física, sino que además les vendrá bien. Cuesta trabajo convencerse de que a veces no entrenar es la mejor opción, pero entonces intento razonar mis planteamientos con dos buenas razones bien fundamentadas. Por una parte, proporcionar al organismo un periodo de recuperación y de descanso activo para evitar el cansancio físico acumulado en periodos anteriores. Los contenidos en este periodo serán con un objetivo de recuperación como incluir actividades cardiovasculares muy suaves, eliminar el trabajo de fuerza, hidroterapia, sesiones de estiramiento, etc. todo esto evitará sobrecargas y permitirá un descanso...

Read More

Suplementos ¿si o no?

El mundo de los suplementos está lleno de mitos, errores y falsas verdades. Ahora con el Reto mujer en forma veo que vuelven a aparecer de nuevo las grandes dudas y mitos… “los suplementos no son muy sanos”, “son para ganar masa muscular”, “sobrecargan el hígado”, “son muy caros”, “es solo para culturistas”… Hemos vivido decadas donde el objetivo del gimnasio era “ponerse fuerte”, las revistas de culturismo abundaban y se vendían suplementos como la panacea de la hipertrofía. Este caldo de cultivo dio lugar a multitud de creencias no solo del entrenamiento de la fuerza, sino también con la alimentación y suplementos. Pensamos que levantando pesas e ingiriendo huevos y proteínas en polvos, la masa muscular se incrementaría tal y como nos contaban los culturistas de la época que por entonces estaban elevados a la categoría de semidioses, la verdad es que aquellos cuerpos exagerados además de tener una genética prodigiosa, tenían un largo historial de apoyos químicos y una marca de suplementos como patrocinador detrás. Sin embargo, ese modelo ya pasó a la historia. Hoy en día la gente va al gim a “estar en forma”, desea un estilo de vida saludable y mantener hábitos de vida que mejoren su calidad de vida y rendimiento en el deporte. Si nos fijamos, en la actualidad, esta filosofía es la que se refleja en el marketing de los suplementos,...

Read More