Entrenador autoritario y tirano, lo siento, tienes todas las de perder

Patricia Ramírez @patri_psicologa ¡Es que hasta que no doy dos voces no me hacen caso!, ¡Cuando los tratas con cariño se relajan!, ¡Si no estás con el palo no hacen nada! Oigo comentarios como estos muy a menudo. Son las excusas de quienes prefieren liderar, mejor dicho, mandar, a voz en grito. Es cierto, gritar, ironizar, humillar o amenazar puede tener muchas ventajas. Una de ellas es la obediencia absoluta. Consigues que tus jugadores hagan lo que deseas ipso facto. Pero merluzo, ¿has pensado en las consecuencias de dirigir de esta manera? No, como le vale dirigir así, no lo...

Read More