Autor: admin_mpib

El ejemplo del globo: menos es mejor

Autor: Miguel Ángel Rabanal San Román En la práctica deportiva, saber entrenar en su justa medida es más difícil de lo que parece, ya que siempre pensamos que cuanto más nos esforcemos y más duro entrenemos mejor nos irá y realmente ocurre todo lo contrario. En la actualidad, vivimos un auténtico “boom” deportivo popular en el que cualquiera termina una maratón, independientemente de que tenga una correcta base deportiva, pero más allá de eso, voy a centrarme en por qué entrenar menos es mejor, y os lo explicaré fácilmente con lo que yo he llamado el EJEMPLO DEL GLOBO: Si inflamos un globo con 3 respiraciones fáciles, el globo cogerá forma. La primera respiración sería la más difícil y se correspondería con romper la inercia de la inactividad y adquirir el hábito deportivo, la segunda ya es más fácil y la tercera más de lo mismo. Pero, si seguimos inflando el globo con más bocanadas de aire, apenas se incrementará el volumen, es decir,  supone aplicar mucho esfuerzo para conseguir luego muy poco rendimiento.   Además, cuanto más inflado y tirante esté el globo, peor resistirá las agresiones de los agentes externos, por lo que habrá más riesgo de lesión.   Lo mismo que ocurre con el globo, sucede cuando entrenamos, y es que entrenar poco y bien es mucho más efectivo que darse grandes palizas, aunque la mayor...

Read More

¿Por qué se te agarrotan los dedos de los pies cuándo nadas? ¡Aprende a evitarlo!

Si te gusta nadar y lo haces con más o menos asiduidad, habrás comprobado que hay ciertos días en los que sin explicación alguna una o las dos plantas de los pies se contracturan y los dedos se bloquean impidiéndote o dificultándote mucho seguir nadando. A no ser que tengas contracturas generalizadas en otros grupos musculares, el agarrotamiento de pies cuando se nada no se debe a una falta de sales minerales, y por eso lo de comer un plátano por el potasio o magnesio no es la solución. La causa de este problema se debe a una fatiga de los músculos flexores plantares que se contracturan de manera refleja originando esa impotencia y malestar que te impiden seguir nadando, por lo que la prioridad será tratar de llegar a la orilla lo antes posible con la ayuda de los brazos sin ponerse nervioso, y una vez allí no tratar de hacer ningún movimiento con los pies y a medida que el dolor desaparezca podráss estirar un poco los dedos de los pies hacia tí como se ve en la foto. El estiramiento debe ser suave y controlado porque si lo hacemos bruscamente lo único que conseguirás es una contracción refleja aún mayor. que agudizará aún más el problema. Una vez desaparecida la contractura del pie, te preguntarás cómo hacer para que la próxima vez que vayas a nadar...

Read More