Por Miguel Ángel Rabanal (www.intelligentrunning.es)

Acostumbrados a escuchar los innumerables beneficios de estirar y trabajar la flexibilidad, yo en este caso voy a centrarme en lo contrario, y es que abusar de cualquier parte del entrenamiento deportivo supone un perjuicio, y en este caso estirar de más puede restarte rendimiento y salud.

Si nos comparamos con otros animales que tienen mucho más movimiento que nosotros, vemos que solo estiran lo imprescindible y de manera natural cuando se lo pide el cuerpo, sin obsesionarse como hacemos los seres humanos.
Detallaré a continuación cuales son los inconvenientes más relevantes de pasarnos estirando:

1) PUEDE GENERAR AGUJETAS:

Elongar la musculatura demasiado tiempo o de manera intensa genera pequeñas roturas musculares que nos dejan los días posteriores con las misma sensación de haber hecho un sobreesfuerzo muscular al que no estábamos acostumbrados y con una molesta sensación de agujetas.

 

CONSEJO: al estirar no debes sentir ningún tipo de dolor y sí una ligera sensación de alivio, si no es así, limita el tiempo y la tensión en los estiramientos.

2) DEJA LA MUSCULATURA SIN TONO:

Estirar es bueno para prevenir contracturas y sobrecargas, pero puede dejarnos muscularmente “flojos” y con menos fuerza de cara a un entrenamiento o una competición.

-Consejo: si ves que no tienes necesidad de estirar porque te encuentras bajo de tono, es mejor que hagas ejercicios de movilidad articular en lugar de los típicos estiramientos, lo cual no te restará fuerza muscular y en cambio notarás que mejora la plasticidad de los movimientos.

3) DISMINUYE LA ENERGÍA ELÁSTICA DEL MÚSCULO:

Al estirar demasiado se pierde esa tensión necesaria que hace que nuestros músculos se comporten como auténticos muelles, por eso cuanto más rígido esté un músculo, mejor retorno de energía va a tener ante un estiramiento producido en un gesto cíclico como puede ser el de la carrera.

 

-Consejo: evita estirar en exceso aquellos músculos que sean claves para tu modalidad deportiva y por el contrario sería bueno que te centraras en el trabajo de polimetría que consiste en un estiramiento intenso seguido de una contracción rápida como ocurre en los multisaltos.

4) RESTA ESTABILIDAD A LAS ARTICULACIONES:

Una musculatura tonificada sirve de soporte a las diferentes estructuras corporales, en especial a las articulaciones que las protege, y un exceso de flexibilidad puede comprometer la estabilidad articular, y en este sentido podemos observar cómo las mujeres que suelen ser más flexibles también suelen ser más frágiles articularmente y tienen más riesgo de sufrir esguinces.

-Consejo: si tienes una articulación tocada o inestable, ya sea por problemas en los cartílagos o en los ligamentos, no estires demasiado aquellos grupos musculares que rodean dicha articulación para así no comprometer su estabilidad.

Por todo lo expuesto, deberemos ser cautos con el trabajo de la flexibilidad y aunque tiene muchos beneficios que no podemos negar, también hay que ser conscientes que no todo son bondades y que puede ser perjudicial si te pasas estirando a todas horas. Procura que no sea la parte del entrenamiento a la que más importancia le des y ten en cuenta la frase de este filósofo inglés: