Aquí podéis leer el comentario editorial con el que abro Sport Life de septiembre. Aquí podéis ver los principales contenidos que llevamos este mes en la revista.

Todos los que amamos el deporte nos hemos pasado dos semanas trasnochando un poco y disfrutando más. Es cierto que a la mayoría de los deportes sólo nos acercamos cada cuatro años cuando parece que el fútbol les deja respirar un poco. Es el debate de siempre: ¿no sale en los medios porque no interesa a la gente o no interesa a la gente porque no sale en la tele?
Hemos vibrado con los medallistas (con las chicas dando la cara desde Carolina Marín, la selección de basket o el histórico bronce de Lidia Valentín en halterofilia) pero yo quería dar mi aplauso a todos los que lo intentaron al máximo de sus fuerzas. “El único fracaso es no intentarlo”, respondía uno de los participantes al ser preguntando si se sentía decepcionado con un quinto puesto. Esa es una lección que nos vale y mucho a todos los que hacemos deporte no por profesión sino por pasión.
Mucho que aprender también de Rafa Nadal, que va dejar un legado que va más allá del récord de victorias con 9 triunfos en Roland Garros, de aquella final inolvidable frente a Federer en Wimbledon que es la más larga de la historia, de sus 4 Copa Davis o de su doble título de campeón olímpico.
En estos Juegos Nadal ha dejado toda una lección de deporte y de vida para mostrar a todos los niños: el esfuerzo, la superación, el competir hasta el final aunque veas la cara de la derrota delante de ti y, sobre todo, una pasión por el deporte que va mucho allá de si vas a ganar mucho o poco dinero. Como dice Rafa, “tu actitud va siempre contigo, si es positiva te lleva hacia arriba; si es negativa te autodestruye”.
No siempre es justo hablar de quién ha sido el mejor deportista de la historia (los pioneros como Santana, Bahamontes o Ballesteros tuvieron que competir con unas circunstancias de país muy diferentes) pero está claro que ese niño que con 9 años empezó a dar raquetazos quedará para siempre como uno de los más grandes. Como el que nos mostró lo que había más allá del talento.

@franchicosport