Avalanchaaaaaaaaaaaaa.

Avalanchaaaaaaaaaaaaa.

Avalanchaaaaaaaaaaaaa.

Tengo una colección de aludes de todos los colores.

La más reciente nos la provocamos nosotros mismos hace unos días en los Pirineos. Solo llegar a la zona, mientras nos colocábamos los esquís, las paredes situadas delante nuestro se cayeron enteritas, y si se han caído, ya no hay nada que temer, porque no quedaba nada por caer, así que para arriba, eso sí, siempre controlando, por el punto más seguro y con el “arva” encendido. Una vez llegada a la cumbre, decidimos seguir el recorrido dando un círculo, y al probar la ladera siguiente…..pues se cayó Sigue leyendo