Cerro Standhardt (Parte II)

……………y la ventana se abrió. El tiempo nos dio una tregua, teóricamente de 5 días, con relativamente poco viento, teóricamente sin precipitaciones, y con una presión no muy alta, pero es lo mejor que podemos conseguir de momento, y no lo vamos a desaprovechar.

Como los primeros días ya habíamos hecho un porteo de material al campamento de Niponimos, esta vez subimos con menos peso los 1000 m de desnivel y los casi 25 km en 7 horas. No se porque yo tenia un hambre atroz ese día, y a penas salir tuve que parar a comerme el bocata de jamón y queso que ahora tenemos por costumbre llevar. Eloi y Joanet, que vienen con nosotros al mismo campo, y que cargan de un solo viaje todo el material, lo agradecen.

Llegamos a las 7 de la tarde. A las 10 de la noche aún es de día, a la 12:30 am nos levantamos y salimos a la 1:30, Nos dirigimos al Cerro Standnardt, via Exocet 500 m 6a, WI6.

Subimos de noche atravesando el glaciar y algunas grietas no muy visibles, la huella se hunde hasta las rodillas. Empieza a amanecer cuando llegamos a dado empotrado, donce sopla un frio viento, justo donde empieza la escalada más dura. El cielo está encapotado, pero los mapas de meteo antes de salir indicaban que no llovería y que no habría viento, así que confiamos ciegamente en ellos contra toda lógica.

El primer largo es kafkiano, no sabemos por donde va ni si vamos bien. Dura escalada en roca, difícil de proteger, de escalar con guantes o sin y con crampones.

Seguimos por los largos de mixto, las rampas y las travesías al ensable, es más rápido, y por suerte el cielo encapotado evita que el sol convierta la nieve en un manto inestable, al final lo que no parecía bueno resulta ser excelente. Nos colocamos a las 10 de la mañana en la base del corredor de Exocet,………impone de narices; oscuro y estrecho, tanto que en algunas partes mis compañeros tocan con los hombros en las paredes, yo ni hinchando pecho; Hielo arcaico y duro, explota a cada pioletazo.  Y vertical, sobretodo muy vertical. Cuando terminamos unas 7 horas después, no me siento los gemelos, no me siento los brazos, no me siento los dedos, pero estoy feliz.  No subimos al hongo, nos comemos un pan con chocolate y nos damos prisa en rapelar, son rapeles largos, verticales, con prisa pero bien hechos. Se nos hace de noche a pocos metros de llegar a la base, ese era el objetivo, tocar la nieve antes de que oscureciera del todo, casi a las 11 de la noche. Bajando perdemos la huella y de repente nos encontramos en un mar de grietas, cansados, hambrientos y con sueño, así que decidimos tomar una alternativa, la ruta que va al campo de Noruegos, pero una gran grieta nos hace dudar de nuevo, al final la pasamos dando un salto casi ha ciegas. Llegamos a nuestra tienda a las 4:30 de la mañana, y me duermo encima de una piedra, me despiertan con un baso de leche para que me meta en el saco y deje de verborrear sinsentidos.

Después de pasar mucho tiempo buscando información, nade me indica lo contrario, creo que este ha sido el primer ascenso femenino a Exocet, una de las goulottes más verticales y bonitas del mundo. El primero o el ascenso decimoprimero, que más da, nada le va a quitar la emoción de estar en un lugar mítico, histórico, cargado de emoción y aventura, mi primer ascenso Pata-agonico, que gran inicio.

Comparte nuestro contenido

Un pensamiento en “Cerro Standhardt (Parte II)

  1. Araceli Se agarra de todo, maravilliso, felicitaciones, durisima escalada, te envidio…
    Adelanta, a por mas…
    Rodrigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>