Mes: julio 2012

Correr en altura

A punto de salir de nuevo hacia los Alpes, para hacer un par de proyectos interesantes y básicamente escalar mucho (si este tiempo tan inestable lo permite), salimos a correr un poquito por los alrededores, más concretamente al Puigmal (2.913m) Los Alpes, para mi gusto, tienen algunas de las montañas más comprometidas, estéticas y difíciles del mundo, a las que hay que añadirle la altura. Moverse a una altura media de unos 4.500 m, no es un concepto nada despreciable. Así que todo el ejercicio que podamos hacer antes por encima de los 1.500 m, va a ayudar a aclimatarnos Exponer al cuerpo a una presión parcial de oxigeno inferior a la que estamos acostumbrados, activa (entre otras muchas cosas) la creación de glóbulos rojos, que de alguna manera intentan compensar esa disminución de aporte de oxígeno. El % de O2 a 4.500m es del 57%, a 3000 m es de 68%  con respecto al 100% que hay a nivel del mar. El Puigmal tiene un par o tres de ascensos muy asequibles. Uno de ellos va desde Fontalba, al que llegas desde Queralbs, puedes subir la pista en coche o en Btt y de ahí hasta la cumbre. Unos 840 m de desnivel. Si quieres puedes bajar a Nuria y luego subir de nuevo a Fontalba. Una vuelta circular muy bonita de 15 km y 1000 m Otro...

Read More

Tengo algo mejor

Tengo que reconocer que siempre he sido una amante de la tecnología, los gatches, cacharrines y cualquier cosa que vaya con pilas y que apretando botones te suelte información a cambio. Desde que era una enana, mi hermano, el chispas, ya me enseñó a desmontar radios, usar el soldador, utilizar su emisora de radio y con 8 años pillar el micrófono y decir por ella QSO y empezar a hablar con el que se me cruzaba. Me enseñó a  usar los primeros ordenadores con casete y jugar al minotauro. Gracias a él, ahora no es que sea una experta, pero me manejo bien; hace años ya, que intento aplicar de la mejor forma, esta tecnología a lo que hago, el alpinismo. Recuerdo la primera expedición en la que llevamos internet y teléfono vía satélite, en 1995 en la norte del Everest, el Corredor Horebein; Eran cacharros enormes, el ordenador iba en una maleta, el teléfono era de la medida de otra, y la tapa era la antena, lo usábamos para comunicación interna entre Barcelona y el campo base, no como ahora…. en fin. El caso es que hace tiempo que uso para entrenar un reloj Suunto, antes el T6, con todos sus complementos, el food pod para las zapatillas, el complemento este que ahora no se cómo se llama para la bici, el puslometro y todos los datos resultantes...

Read More