Lo que cuesta regresar

En la variedad está el gusto, y romper la monotonía, no hacer siempre lo mismo, es algo que siempre me ha llamado la atención, y le ha dado una inyección de energía a mi vida….pero a veces me paso. Esta primavera me he entregado en cuerpo y alma a terminar el cuento de “Tina en la Carros de Foc” del que ya os he hablado en más de una ocasión, y del que no os voy a dar la tabarra. Iba haciendo a ratos, pero desde que se terminó el hielo, decidí que si no me ponía a tope, no habría manera de terminarla, porque este proyecto es más largo y complicado que las otras Tinas, así que lo dejé todo, y durante toda esta primavera no he escalado, ni apenas entrenado, y le he dedicado de 8 a 12 horas diarias a la niña de pelo azul; la consecuencia ha sido, unos dibujos fantásticos, una tendinitis en el codo (de pintar) y una visita al oculista. Ahora, a tres semanas de terminar, he regresado al ruedo, y jarroña que jarroña, como cuesta volver a ponerse las pilas, la piel de los dedos se a afinado, me va a costar unas semanas volver a hacer ese cayo. Los bloqueos ya no son los mismo….no le llego a la presa. La elasticidad…que rápido se pierde. Las vías que antes hacía...

Read More