Mes: enero 2011

“Jebel Misht” La joya de Oriente. Omán. Part I

Una de las cosas que más saboreo en la vida es la de entregarme a lo desconocido, al no saber que pasará, a tener que descubrir a medida que avanzas, a partir sin información. Y que el lugar, la gente y el paisaje te dejen una imprenta original. Tal vez esa sea para mí la definición más acertada de aventura Y gracias a Dios todavía existen lugares así. Acabamos de regresar de Omán, al Sureste de la península Arábiga. Un país musulmán donde apenas he podido ver a alguna mujer. Hemos escalado la pared vertical más grande de la península arábiga, el “Jebbel Misht” de 2090m de altura y 1000 metros verticales de roca caliza, y donde hemos abierto dos rutas nuevas (pero de ello ya hablaré en otro post). Llegamos sin saber donde pondríamos dormir, ni que servicios encontrar; instalamos un campamento cerca de la pared, una tienda un saco y un hornillo te hacen autosuficiente para casi cualquier aventura, y la sensación de simplicidad que te limpia del exceso de civilización, no tienen precio. Tan solo un día después de llegar y completamente solos en la zona, nos metimos en la pared, siguiendo una descripción muy esquemática de la ruta que habíamos escogido “The French Pilar”. La roca caliza es exageradamente abrasiva, la vía está desequipada, así que para encontrar la línea has de seguir tus instintos,...

Read More

No todo está perdido :)

Conozco a pocas personas que no empiecen el año deseando mejorar personalmente en algo. Y eso me hace creer que no todo está perdido, que en el fondo, aunque muchas veces pensemos que el mundo no tiene salvación, que vamos a peor y estamos degenerando………. todo en general,  parece que existe una pequeña chispa en nuestro interior que no se acaba de apagar, puede que sea el gen de la supervivencia, que se yo, pero a pesar de lo gris y de lo embrollado que cada vez más está todo, todavía seguimos pensando que el próximo año, que este año, vamos a cumplir un nuevo propósito y vamos a solucionar y mejorar en algo. A mi, el deporte y la montaña me ayuda a ver así las cosas, y este invierno, subiéndome a varias cumbres del Val d’Aran, el lugar en el que entreno desde que soy una cría y donde empiezo siempre el año, me ha pasado exactamente lo mismo. El aire puro, el frío, la nieve, el sudor, la adrenalina, las endorfinas………y alguna que otra droga alcohólica fiestera, je,je,je,  😛 han creado un cóctel molotov que te abre el alma, te permite respirar y ver y creer que no todo está perdido. Os deseo un año lleno de deporte, salud, energía, visión, pasión y tiempo para disfrutarlo. No todo está...

Read More