La lesión de nuestra conciencia colectiva

La lesión de nuestra conciencia colectiva

Por lo general, casi nunca voy al medico, normalmente cualquier cosa que tengo dejo que con reposo se acabe curando, pero esta vez me tengo que forzar a ir para poder ponerle solución a una lesión que me impide mejorar sustancialmente en una de las modalidades de montaña que me gusta practicar: la escalada deportiva….. y ahí es cuando mi subconsciente ha empezado a dar codazos.

Hace dos años que arrastro una lesión en la muñecas, primero una y después la otra, y no pasaría a mayores si supiera que tengo y sencillamente hiciera un tratamiento, pero el problema está en encontrar el diagnostico, y que por lo visto, esta resultando difícil. Las pruebas afirman que no tengo nada, pero mis muñecas no opinan lo mismo. Así que la solución pasa por hacer pruebas y más pruebas.

No es un dolor que me invalide en mi vida normal, pero no me permite poder forzar al máximo mis capacidades para conseguir el grado que quiero; ahora que me he propuesto un objetivo serio para el próximo año.

El dilema-remordimiento surge precisamente por haber visitado hospitales en pueblos de Nicaragua o de Pakistán o de la India, y no dejo de pensar en sus limitaciones medicas mientras a mi me hacen una resonancia normal, otra con contraste, una radiografía o una ecografía y todo casi en el mismo día y sin apenas lista de espera. Total porque las muñecas no me dejan hacer 7c con comodidad, y claro yo quiero hacer un 8ª en el 2010.

Este es a veces, un poco, el absurdo, ya no solo de nuestra sociedad sino de nuestras obsesiones-proyectos-deseos….o llamadle como queráis. Y lo peor no es ser consciente, sino saber que el serlo tampoco soluciona nada, bueno, tal vez me sirva para unirme a esa conciencia colectiva que aunque lo desee lo tiene muy difícil para cambiar este mundo.