images

Hablando hace poco con mi entrenadora sobre los planes de entrenamiento y cómo mejorar mi rendimiento, me decía: “Ángel, el plan de entrenamiento es relativamente fácil. El problema real es que hay que preparar el cuerpo para que pueda hacerlo sin dañarse y eso es una historia totalmente diferente”.

Yo no entendía muy bien lo que me quería decir, pero el ejemplo que puso me aclaró todo: “Mira, es como aquellos que entrenan en el gimnasio o en la calle y se meten mucha caña. Se van a casa encantados, habiendo sufrido pero con la sensación de que han avanzado mucho. De repente, van a coger la bolsa de la compra y se lesionan la espalda o el brazo, o el hombro… y dicen: pues no lo entiendo, con lo fuerte que estoy en el gimnasio y con esta tontería me he quedado en el dique seco”. Y continua “claro, porque no han preparado el cuerpo para tantan tensión y aunque no se han lesionado en el gymnasio, el cuerpo estaba esperando cualquier esfuerzo para romperse. Bien sea una bolsa o un mal apoyo al levantarte de la cama”

Al final, te das cuenta de que este tema de estar bien o rendir al mejor nivel posible no es cuestión de trabajar en un área exclusivamente. Cuando tienes un buen nivel de carrera, tienes que trabajar la fuerza porque sino, no creces. Para trabajar bien la fuerza, tienes que trabajar la flexibilidad porque sino, te rompes. Dentro de la flexibilidad, hay zonas especialmente importantes que necesitas desarrollar porque sino, no avanzas. Luego, cuando tienes fuerza y flexibilidad, necesitas resistencia. Cuando tienes los tres resulta que para dar el salto de calidad está la nutrición, también el descanso que es tan importante como el rendimiento… en fin, que para sacarle todo el provecho a esto del ejercicio no es una cuestión de ponerte a entrenar y ya está.

Pero ¿habéis pensado en subir el nivel de la conversación?. Si en vez de centrarnos en nuestro entrenamiento por cómo afecta nuestro rendimiento deportivo ¿porqué no nos centramos en el deporte o, mejor dicho, la actividad física por cómo afecta a nuestra vida en general?. Aplicando la misma teoría, puede ser que seamos unas máquinas entrenando pero que necesitemos ir al fisio o al osteópata una vez al mes porque sino, más que sentirnos mejor nos sentiremos peor y nos dañaremos. Entonces el deporte estará teniendo el efecto contrario al deseado. Puede ser que tengamos un nivel de resistencia brutal pero no estemos trabajando bien la cabeza para aguantar ese maratón o ese trail eterno y nuestra mente traicione a nuestro cuerpo. Puede ser que entrenemos fenomenal pero no tengamos una buena postura en el trabajo. Puede ser que vayamos al gimnasio 5 veces a la semana pero no seamos capaces de controlar los niveles de estrés en el trabajo o en casa… en resumen, que creo que desde un punto de vista de actividad física, la especialización es uno de los mayores handicaps.

En general, hacemos lo que nos gusta y tendemos a evitar hacer lo que no nos gusta o se nos da peor. Al final, vemos el deporte como ocio, algo que hacemos para sentirnos bien y por eso, hacer lo que sabemos que tenemos que hacer se nos queda un poco lejos principalmente porque tenemos dos grandes obstáculos: 1) nuestra cabeza y 2) las instalaciones.

Respecto al primero, la ventaja que tenemos es que depende de nosotros. Hay que trabajar en dos líneas. La primera es entender porqué hacemos deporte. Si es para sentirnos mejor a largo plazo o para competir a corto… la clave es hacernos un plan con objetivos y.. simplemente hacerlo. Una vez lo tienes… no pienses. Hazlo. Lo mejor es hacerlo con alguien que sepa (entrenador, asesor etc…) pero hacer algo que tenga sentido y que esté dimensionado de acuerdo al fin. Si el objetivo es correr un maratón el plan será uno, si es perder peso será otro. Puede ser que vayan de la mano pero es clave definir unas prioridades y que el plan se adapte a ellas en tiempo y en forma.

El segundo es un problema porque no es fácil tener a mano todas las instalaciones que se requieren para obtener una cobertura total de lo que se necesita. Ahí siempre tendremos un reto. Aunque ya han salido algunas soluciones que me parecen súper creativas y que, de alguna manera, hacen que nuestro mundo avance con los tiempos. En Inglaterra y Alemania lleva una temporada funcionando un concepto que se llama “somuchmore”. La puesta en marcha de una iniciativa de un griego (Alexander Argyros) y un alemán (Johannes Klose) que entendían que esto de la vida es algo más. Que esto del deporte es algo más. Y que esto de la vida y el deporte juntos… también es algo más. Porque el cuerpo y la salud física y mental son la clave para construir el bienestar. Y probablemente una sociedad mejor.

En mi experiencia, cuando he sido consciente de que necesitaba trabajar varias dimensiones, la realidad es que no era fácil encontrarlas todas en el mismo lugar. Y organizarme era un cristo logístico y era carísimo. Estos dos personajes pensaron, si Mahoma no va a la montaña… pues llevemos la montaña a Mahoma. Y es en esos momentos en los que doy gracias por vivir en el siglo XXI y que la tecnología mueva montañas. Ahora, esta conexión griego-germánica nos permite disponer de todas las alternativas en un solo lugar abriendo un melón en el mundo del deporte que estaba por descubrir. Un concepto holístico que nos permite abrir la mente.

Esto puede ser al deporte lo que iTunes fue para la música, en la que nos permite comprar una sola canción, obtener recomendaciones, escuchar o probar un poco antes de confirmar la compra y generar nuestra propia discografía en función de nuestras preferencias. Aquí igual, eliges tu clase por día, tu instalación ( o estudios como ellos los llaman), pruebas, no te vinculas a un solo destino o a una sola modalidad y si te gusta… sigues. Esto hace que la calidad de las instalaciones aumente porque el objetivo es ser capaz de hacer que la gente quiera volver. Pero también consigue que gente como yo que no iríamos a ciertos lugares podamos probar y dejarnos enganchar por una nueva manera de ver las cosas. Esto es bueno para todos

Yo la primera (la mental) la tenía resuelta. Soy bastante disciplinado y llevo tiempo trabajando en este tema mental que hace que la cabeza no me falle demasiado. La segunda (instalaciones)… se me acaba de resolver con este descubrimiento. Ya os diré cómo me va, pero tiene buena pinta. Si alguien me quiere acompañar en este descubrimiento… ¡encantado!

Sígueme en Twitter