1631669_w2

Earl Warren fue tres veces elegido Gobernador del Estado de California. También fue Presidente de la Corte Suprema de los EEUU durante 16 años y además, fue el Presidente de la famosa Comisión Warren que se encargaba de la investigación del asesinato de John F. Kennedy. Pues este personaje tan relevante, letrado y formado tenía una frase que reflejaba perfectamente parte de la esencia del deporte: “lo primero que leo siempre es la página de deportes que muestra los logros de las personas, porque la portada normalmente no muestra más que los fracasos del hombre”.

Durante estos últimos años de penurias económicas hemos sido testigos de un montón de alegrías deportivas en nuestro país. Desde 2007 que empezó esta eterna crisis hemos ganado mundiales de fútbol, de motos, de baloncesto, campeonatos de europa, medallas olímpicas, Nadal y Alonso han sido referencia, nuestras chicas han tomado las riendas en balonmano, en baloncesto, tenemos referencias mundiales en badminton, en natación, en waterpolo, en sincronizada…. y seguro que me dejo mucho en el tintero. El caso es que hemos compensado noticias horribles en el lado económico, del empleo y político con buenas noticias en el ámbito deportivo. Es más, llegamos al punto en el que se hizo popular el reto: “soy español. ¿A qué quieres que te gane?”. Sin embargo, parece que ahora que se atisba cierta recuperación económica se nos acumulan algunas decepciones de resultados deportivos. En fin, ironías de la vida.

Pero vamos a lo que nos ocupa. Estamos todos de acuerdo en que lo mejor que podemos hacer es incluir el deporte en nuestras vidas. Es importante para nuestra salud. Queremos que nuestros hijos lo practiquen. Aspiramos a incorporar hábitos saludables. El deporte es buenísimo para mantener un alto nivel de motivación, de optimismo y hasta se convierte en clave para ahorrar costes en el ámbito de la sanidad. Nos encantaría ver nuestras ciudades repletas de gente corriendo por los parques, las canchas públicas llenas de jugadores, los polideportivos a rebosar o las piscinas atestadas de usuarios. Por esto trabajamos.

Entendemos que si conseguimos una mayor práctica deportiva en la población habríamos establecido la base sobre la que construir. Para ello hay políticas, proyectos, programas y desarrollos. Se intenta educar en esa línea. Hay compañías y campañas que promueven que la población se ponga a hacer deporte. Sin embargo, yo creo que hay que ir un poquito más allá.

Si tuviéramos que decir cuál es la esencia de una persona honesta diríamos que es la honestidad o de alguien humilde, diríamos la humildad. De alguien generoso, la generosidad, de alguien malo, la maldad… y del deporte, la esencia estaría en la deportividad. Tenemos la tendencia de pensar en la deportividad únicamente en el ámbito del comportamiento justo, educado, correcto y elegante. Sin embargo la deportividad se define como el proceder deportivo y cuando hablamos de ámbito deportivo hablamos de aplicar los valores, hablamos de incorporar la competición de una manera sana, por supuesto hablamos de cuidar nuestro cuerpo y hablamos de trabajar en equipo. También hablamos de ganar y de perder, hablamos de mejora continua, hablamos de predicar con el ejemplo, hablamos de esforzarnos, hablamos de enfocarnos en el proceso, hablamos de trabajar (entrenar) cada día, hablamos de aprender a fallar para ser mejor, hablamos de respetar al contrario, hablamos de respetar la autoridad, hablamos de no hacer trampas, hablamos de soñar, hablamos de sentir, hablamos de ser parte de algo más grande que nosotros, hablamos de ser lo mejor que podamos ser, hablamos de disfrutar… porque todo esto y más, es deportividad.

Lo que quiero decir con este post de hoy es que necesitamos que este virus deportivo que nos tiene infectados penetre por todos los poros de nuestro entorno. Hemos conseguido que se aumente la práctica deportiva aunque aún hay mucho por hacer al respecto. La obesidad es aún un problema pero sí que es verdad que estamos viviendo una fiebre del running interesante y hay una mayor conciencia de la importancia de la práctica deportiva. Parece que aumenta el consumo de deporte en la televisión y en los medios. Todo esto son buenas noticias pero, no va a tener ni la mitad del efecto que podría si no conseguimos que la base sea sólida. Más que trabajar por incorporar el deporte, deberíamos trabajar por introducir la deportividad. Necesitamos incrementar nuestra cultura deportiva. El impacto positivo se multiplicaría.

Practicar deporte es sólo una parte de aplicar la deportividad. Al practicar deporte se está aplicando la deportividad, sin embargo, para practicar la deportividad no es imprescindible estar practicando deporte. Podemos empezar por aplicar y enseñar la deportividad en nuestro entorno cercano, en nuestra casa, en nuestra oficina o en nuestro colegio. Esto es más asequible para todos. La práctica deportiva puede ser un segundo paso aunque lo más probable es que llegue de manera natural. SI ya estamos también en la práctica deportiva, tendremos muchas más oportunidades de que, aplicando nuestra deportividad, nos convirtamos en aquellos que consigan que las portadas de los periódicos también muestren logros y que éstos vayan más allá de las páginas de deportes. Earl Warren tendría que comerse sus palabras. Imagino que con gusto. Pero sobre todo, nuestra vida personal y profesional se convertiría en algo mucho más interesante, divertido, valioso y positivo.

Sígueme en Twitter

Os dejo un vídeo en el que podemos ver como, incorporando algo diferente y divertido a una actividad cotidiana… podemos marcar la diferencia a lo bestia aunque sea algo tan aburrido como cumplir las normas.

[flash https://www.youtube.com/watch?v=SB_0vRnkeOk]